Conozca el lado oscuro de los paneles solares

Los insectos acuáticos se sienten más atraídos a los paneles solares que al agua. Su desaparición resultaría perjudicial para la ecología porque constituyen la base de la cadena alimenticia acuática

Conozca el lado oscuro de los paneles solares

El calentamiento global es una de las mayores preocupaciones de este siglo y se están diseñando dispositivos cada vez más efectivos para generar energías renovables. Los paneles solares son una gran alternativa, pero pueden llegar a provocar la desaparición de comunidades enteras de insectos acuáticas.

Un estudio llevado a cabo por investigadores húngaros y estadounidenses pone de relieve al menos uno de los problemas que pueden ocasionar las fuentes de energía limpia.

Según el portal BBC Mundo , estos resultados son graves porque los insectos constituyen el primer peldaño en la cadena alimenticia acuática.

CONFUSIÓN
Los insectos confunden la superficie negra, lisa y brillante de los paneles solares con la de una laguna o un gran charco de agua. Ellos se sienten atraídos por los paneles solares, se dirigen allí para reproducirse y depositar sus huevos, que por no hallarse en el medio adecuado, terminan pereciendo.

La confusión se produce porque tanto el agua como los paneles reflejan la luz polarizada de forma horizontal y los insectos utilizan las vibraciones de estas ondas lumínicas para detectar agua.

“Como el único elemento natural en el mundo que polariza la luz es el agua, estos insectos evolucionaron de forma tal que la única información que utilizan para reconocerla es la luz polarizada”, dijo Bruce Robertson, coautor del estudio.

ALTERNATIVAS Y OTROS PROBLEMAS
Si el panel solar está divido por líneas blancas, su efecto negativo se reduce notablemente. El panel sigue polarizando la luz, pero al hacerlo en partes más chicas, no resulta tan atractivo para los insectos”, comenta Robertson.

Este estudio revela algunos de los efectos que producen los paneles solares en los animales acuáticos, pero nada se sabe sobre el impacto que puedan llegar a tener sobre insectos o animales terrestres, sobre todo en las zonas desérticas, que son el escenario principal de la mayor parte de los proyectos de energías limpias basadas en tecnología solar.