El consumo humano supera los recursos de la naturaleza

Si cada habitante de la Tierra tuviera los hábitos de consumo de un estadounidense, se necesitarían cuatro planetas, según expertos

El consumo humano supera los recursos de la naturaleza

El consumo humano es ya superior a la capacidad de la naturaleza de renovar sus recursos, afirma un informe divulgado por la ONG Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Así se desprende de una investigación de la Red Global de la Huella Ecológica (GFN), que calcula la demanda de la humanidad por alimentos, materias primas y absorción de gas carbónico, entre otros y la compara con la capacidad reposición de estos recursos naturales.

El estudio revela que, en poco más de ocho meses, la humanidad utilizó todos los recursos que la naturaleza es capaz de reponer en un año, lo que significa que el planeta pasó a “operar en rojo”.

Ello supone elevar el “débito ecológico”, lo que se refleja en reducción de bosques, pérdida de la biodiversidad, colapso de los recursos de pesca, escasez de alimentos, disminución de la productividad del suelo y acumulación de gas carbónico en la atmósfera, lo que, además de dañar el medio ambiente, debilita la economía, enfatizó WWF.

“El enfrentamiento de tales restricciones impacta directamente a las personas. Las poblaciones de baja renta enfrentan dificultad para competir por recursos con el resto del mundo”, afirmó el presidente de GFN, Mathis Wackernagel.

WWF indicó que hoy haría falta un planeta y medio para abastecer de forma duradera las necesidades de todas las personas en la Tierra durante un año.

Si cada habitante tuviera los ritmos de consumo de un estadounidense, se necesitarían cuatro planetas; y si vivieran como un chino, la cifra sería menor pero aún serían necesarias 1,2 Tierras.

WWF y GFN advirtieron que “estamos en un trayectoria en la que necesitaremos los recursos de dos planetas mucho antes de mediados del siglo XXI”.

RESPONSABILIDAD DE TODOS
La secretaria general de WWF-Brasil, Maria Cecília Wey de Brito, afirmó que reducir los impactos del consumo sobre los recursos naturales del planeta es una tarea que les corresponde tanto a los gobiernos como a los ciudadanos.

“Políticas públicas dedicadas a este objetivo, como el ofrecimiento de un transporte público de buena calidad y menos contaminante, la construcción de ciclovías y el estímulo al consumo responsable, por ejemplo, son esenciales para reducir la huella ecológica, y ésta es una tarea de los gobiernos”.

“Pero, mientras ello no ocurre, nosotros podemos hacer nuestras opciones recordando que nuestro planeta es finito, así como nuestra cuenta bancaria”, agregó.

El director general de WWF, Jim Leap, también defendió el uso sostenible de los recursos naturales: “Para asegurarles un futuro limpio y sano a nuestros hijos, es necesario preservar el capital natural que nos queda y cuidar mejor al planeta al que llamamos hogar”, expresó.