Exigen moratoria y etiquetado de productos transgénicos en Panamá

El recelo hacia los OGM surge por estudios que revelan que el consumo de alimentos transgénicos causa tumores en ratones y aumenta su infertilidad

Exigen moratoria y etiquetado de productos transgénicos en Panamá

Representantes de gremios empresariales y asociaciones de consumidores de Panamá exigieron hoy una moratoria en los cultivos biotecnológicos y reclamaron el etiquetado de alimentos modificados con alta genética.

Las demandas fueron sustentadas este martes por Úrsula Kiener Ford, vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Agropecuarios de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (APEDE), durante el diálogo con una televisora local.

Kiener Ford indicó que la APEDE busca difundir, en representación de la sociedad civil, el tema de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) que generan preocupación por sus efectos en la salud en Panamá, que importa el 50% de la comida que consume.

Recordó que unas 2.500 bolsas de semillas de maíz transgénico serán sembradas este mes con patrocinio de un grupo privado en dos provincias panameñas, para producir alimento de pollos y cerdos de cría, sin que la población lo sepa.

TUMORES E INFERTILIDAD
Kiener Ford adujo que hay evidencia de análisis realizados en laboratorios en Francia de que el consumo de alimentos transgénicos causa tumores en ratones y aumenta su infertilidad.

Un estudio financiado por la fundación CERES, en Francia, reveló que roedores que ingirieron toda su vida maíz transgénico Monsanto o expuestos a fertilizantes de esa marca tenían una mortalidad entre dos y tres veces más importante y desarrollaban más tumores.

Al respecto, Kiener Ford subrayó que pese a haber firmado en el 2000 el Protocolo de Cartagena sobre bioseguridad y el etiquetado en alimentos, Panamá no ha honrado el compromiso. Añadió que la diferencia la hacen 64 países que cumplen el texto.

Kiener Ford también advirtió que uno de los riesgos es que si el polen del maíz transgénico protegido comercialmente contamina a la finca de al lado, el agricultor afectado que venda su grano tiene que pagar una multa de 1.000 dólares. “En Panamá no estamos apostando ni por la seguridad ni por la soberanía alimentaria”, puntualizó.

El presidente de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá, Pedro Acosta, señaló que la falta de la ley de etiquetado deja al país en la orfandad, mientras que la polinización con los OMG amenaza a las fincas de producción orgánica.