Greenpeace: Europa es el principal culpable de la deforestación mundial

La ONG señaló la creciente demanda de carne, lácteos, y a la producción de biocombustibles, que requieren grandes extensiones de tierra

Greenpeace: Europa es el principal culpable de la deforestación mundial

Greenpeace aseguró hoy que Europa lidera la deforestación mundial y que el consumo europeo ha provocado una pérdida de bosques equivalente a 9 millones de hectáreas entre 1990 y 2008, una área del tamaño de Irlanda.

La ONG ecologista, que cita un informe independiente financiado por la propia Comisión Europea, destaca que los bosques de la Amazonía, Asia sudoriental y África fueron los más perjudicados por estas prácticas.

“Las principales economías industrializadas, junto con China, fueron responsables de aproximadamente un tercio de toda la deforestación que se ha producido a nivel mundial en el mismo período”, asegura en un comunicado Greenpeace.

Esta organización responsabiliza de estos efectos a la creciente demanda europea de carne, productos lácteos, así como a la producción de biocombustibles y otros productos que requieren grandes extensiones de tierra.

DESTRUCCIÓN DE BOSQUES
Según el análisis al que hace referencia, la Unión Europea (UE) fue responsable de al menos el 10% de la deforestación mundial, dos veces más que China y Japón y tres veces más que Estados Unidos, y esta tendencia seguirá acentuándose en los próximos años debido al aumento de la demanda de alimentos, la ganadería y el consumo de biocombustibles.

La mayor parte de la deforestación está relacionada con el consumo que tiene lugar dentro de los países o regiones donde se producen las materias primas, sostiene el informe.

El documento identifica como principales impulsores de la destrucción de bosques el consumo de las grandes industrias de alimentación animal y aceite para alimentación y combustible.

La ONG incide además en que la deforestación provoca la destrucción de hábitats y biodiversidad, e impide la neutralización de millones de toneladas de dióxido de carbono que sin los bosques van a parar a la atmósfera.

Subraya asimismo que los Veintisiete se comprometieron en 2008 a detener la pérdida mundial de bosques para el año 2030 y por lo menos reducir a la mitad la deforestación tropical en 2020.

El estudio “El impacto del consumo de la UE en la deforestación” ha sido financiado por la Comisión Europea para contar con datos y hechos que guíen la elaboración de una serie de políticas medioambientales en elaboración.