Kiribati, la isla destinada a desaparecer por el calentamiento global

Este archipiélago del Pacífico no existirá en los mapas dentro de 50 años. ¿A dónde irán sus pobladores?

Kiribati, la isla destinada a desaparecer por el calentamiento global

Las autoridades de Kiribati, un archipiélago del Pacífico, mentalizan a su población que en las próximas décadas van a tener que huir del país debido al incremento del nivel del mar a causa del cambio climático.

“Se estima que en un período de tiempo estimado de 50 años las islas pueden desaparecer, pero ya comenzamos a sentir el fenómeno”, afirmó el viceministro de Asuntos Exteriores y Migración kiribatí, Terieta Mwemwenikeaki, para Efe.

La principal consecuencia de la crecida del mar es la perdida de territorio físico en sus atolones (pequeñas islas de coral en forma de anillo con una laguna de agua dulce en medio), pero todavía es más preocupante la salinización y los recursos acuíferos que posee el archipiélago.

El mes pasado el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, advirtió en Sidney (Australia) que el calentamiento global nos está “lamiendo los pies” durante un foro con representantes de los Estados de Oceanía, e incluso visitó personalmente Kiribati y las Islas Salomón, también amenazadas por las mismas causas.

SE REFUGIARÍAN EN AUSTRALIA Y NUEVA ZELANDA
En Kiribati se habla de aumentar de forma artificial el territorio o construir un muro de contención para hacer frente a la crecida del agua, dos opciones que Mwemwenikeaki casi descarta por su elevado costo económico.

A pesar de la desesperada situación, la mayoría de los 100 mil habitantes del archipiélago siguen aferrados a la idea de quedarse en su tierra, donde subsisten de la pesca, el turismo y la exportación de copra (médula del coco de palma) con fines cosméticos.

Por ello, las autoridades han iniciado una campaña de concientización entre los ciudadanos, que resultó muy resistida inicialmente, sobre todo por la influencia de la religión.

Kiribati ha avanzado ya en convenios con Australia y Nueva Zelanda para enviar a sus ciudadanos a formarse en esos países vecinos con el fin último de que a la larga puedan vivir en ellos, algo que muchos siguen sin desear.