Un museo subacuático protegerá los arrecifes de coral en Cancún

Trescientas esculturas hechas a base de cemento serán sumergidas en el mar, lo que permitirá que los corales se puedan adherir y crecer sobre ellas

Un museo subacuático protegerá los arrecifes de coral en Cancún

Un total de 330 esculturas, que serán sumergidas en el Caribe mexicano para formar el Museo Escultórico Subacuático en Cancún, con el objetivo de proteger el arrecife de coral, fueron presentadas hoy por autoridades ambientales y grupos privados.

El director del Parque Marino Nacional, Jaime González Cano, explicó que estas esculturas están hechas a base de cemento, el cual permite que los corales se puedan adherir y crecer sobre ellas lo que ayudará a evitar que personas y embarcaciones afecten más los arrecifes .

La barrera de arrecifes de coral frente a las costas de Cancún ha sufrido daños importantes debido a embarcaciones, huracanes y por la presencia de miles de turistas que practican el buceo en la zona.

González Cano explicó que estas esculturas de figuras humanas fueron creadas por el artista británico Jason de Caires Taylor, y están hechas de tamaño natural y son parte de la colección “Evolución silenciosa” que consiste en un repaso histórico desde la Civilización Maya, la Conquista, Independencia y Revolución hasta nuestros días.

Añadió que las esculturas se colocarán sobre una base de entre una y tres toneladas y quedarán atornilladas a una superficie rocosa, lo cual evita que puedan ser removidas del lecho marino, incluso por el fuerte oleaje de un huracán.

Las piezas serán transportadas en embarcaciones especiales que permiten llevarlas hasta el punto donde serán sumergidas, donde por su mismo peso se depositarán en el lecho marino en los lugares asignados para cada una de ellas, a unos diez metros de profundidad.

El proyecto es impulsado por la Secretaría del Medio Ambiente de México y la Asociación de Náuticos de Cancún.

González Cano indicó que las primeras 3 piezas del museo se colocaron en noviembre del año pasado y debido al costo que representa la elaboración de cada una de ellas se contemplaba como un proyecto a largo plazo.

No obstante, explicó que gracias a la obtención de recursos de instituciones culturales, preocupadas por la conservación del medio ambiente, se logró obtener recursos extraordinarios y con ello acelerar el proceso de producción.

Precisó que hasta ahora se han invertido 300 mil dólares.

El presidente del Museo, Roberto Díaz Abraham, dijo que aunque no han recibido apoyos oficiales, por parte del sector privado les ha “llegado todo tipo de propuestas, incluso para colocar de manera temporal un botero de metal”.

Explicó que este proyecto contempla la instalación de 400 esculturas sumergidas en una primera etapa, las cuales formarán parte de la colección permanente del museo. Vistas desde el aire las esculturas formarán la figura de un ojo humano.

Ésta colección será colocada en la zona conocida como Punta Nizuc, ubicada al sur de la zona hotelera de Cancún.

Esta zona fue severamente dañada en junio del 2007, cuando la embarcación Discovery, propiedad de la empresa Dolphin Discovery, destruyó 1.200 metros cuadrados de corales al arrastrar sin permisos una draga de gran calado.

El escultor Jason de Caires Taylor, amante del buceo y de la belleza del Mar Caribe, explicó que la idea de construir un museo con estas características nació justamente al ver las zonas dañadas de éste y otros arrecifes coralinos que rodean Cancún.