Los nacimientos "virginales" sí existen en el reino animal

Si bien para varias culturas estos se asocian a la religiosidad y milagros, es bastante común en algunas especies animales

Aunque para muchos suene algo inverosímil, la partenogénesis —o “nacimiento virginal” dicho de una forma coloquial— no es algo que escape de la razón humana. La revista ‘Science’ publicó hoy parte de un estudio llevado a cabo por biólogos, quienes encontraron un gran número de especies del reino animal que no necesitan del sexo opuesto para reproducirse.

Para que un embrión pueda desarrollarse necesita, por lo general, el material genético tanto del esperma como del óvulo, así como un ambiente que propicie determinados cambios químicos. En cambio la partenogénesis ocurre cuando un embrión se desarrolla a partir de un óvulo sin fertilizar.

Según los biólogos, la reproducción sexual es una forma de reducir la propagación de malformaciones genéticas, pero eso no hace de la partenogénesis un mecanismo perjudicial para la especie. Las crías que nacen por medio de este sistema son hembras, prácticamente un clon de la madre, y por lo general se adaptan bastante bien al entorno. A continuación alunas especies bastante conocidas por la gente pero que pocos saben que pueden nacer por partenogénesis:

DRAGÓN DE KOMODO
En 2006, el personal del zoológico de Londres detectó a dos hembras que pusieron huevos sin haber estado en contacto con machos. Poco tiempo después, ejemplares hembras nacieron de esta puesta, sin presentar ningún problema de salud. Los biólogos concluyeron que el dragón de Komodo podía recurrir a la partenogénesis estando en cautiverio.

TIBURÓN MARTILLO
En 2001 un espécimen de tiburón martillo dio a luz a una hembra, que murió pocos días después. Científicos analizaron a la cría muerta y se sorprendieron al encontrar que tanto la madre como la cría tenían exactamente el mismo ADN. Igualmente la madre nunca compartió el acuario con ningún macho.

BOA CONSTRICTORA
Hasta el 2010 los biólogos pensaban que la boa se reproducía sexualmente. Sin embargo, ese mismo año, científicos de la Universidad de Carolina del Norte identificaron una hembra que puso huevos por partenogénesis. A su vez, las crías tenían el mismo material genético que la madre.

ABEJA SUDAFRICANA
Esta abeja oriunda del sur de África se desarrolla a partir de huevos no fertilizados. Sin embargo, es curioso que solo las obreras se reproduzcan de por partenogénesis, mientras que los huevos que pone la abeja reina se formaron por reproducción sexual.