Obama ratifica su compromiso con energías limpias y también con el petróleo

El mandatario estadounidense confirmó que hay más de 730 mil hogares en los Estados Unidos que se benefician con la energía solar

Obama ratifica su compromiso con energías limpias y también con el petróleo

Obama volvió a defender esos dos pilares de su política energética al inicio de una gira por cuatro estados del país con la que pretende salir al paso de las críticas de los republicanos, que en plena campaña electoral para los comicios de noviembre culpan a su Gobierno de no hacer nada para frenar el encarecimiento de la gasolina.

“No voy a renunciar a lo nuevo, a ceder nuestra posición ante China, Alemania y todos los otros competidores que están haciendo inversiones masivas en tecnología para energía limpia”, afirmó Obama durante un acto en la mayor planta fotovoltaica en funcionamiento en el país, situada en Boulder City, en el estado de Nevada.

Según Obama, actualmente hay en Estados Unidos unas 5.600 empresas dedicadas a la producción de energía solar y que abastecen a 730.000 hogares en todo el país.

El mandatario quiere convertir a su país en un líder mundial en energías limpias y, en esa línea, este martes el Departamento de Comercio anunció que impondrá aranceles a la entrada de paneles solares procedentes de China para compensar los subsidios que el Gobierno de Pekín da a sus empresas. “Mientras sea presidente, vamos a desarrollar todas las fuentes disponibles de energía”, aseguró Obama.

MÁS PETROLEO
También prometió que va a seguir “produciendo petróleo y gas a un ritmo récord”, porque necesita reducir su dependencia del crudo extranjero. La producción actual de petróleo en Estados Unidos está en su punto más alto de los últimos ocho años y la de gas natural es la mayor de la historia, de acuerdo con la Casa Blanca.

Pese a su intención de fomentar la producción nacional de gas y crudo, Obama reiteró hoy su propuesta de eliminar los subsidios fiscales que han recibido las compañías petroleras en EE.UU. durante un siglo, valorados en unos 4.000 millones de dólares.

Mientras el empleo y otros indicadores de la actividad económica han dado muestras de recuperación, ese encarecimiento de la gasolina está afectando a los bolsillos de la clase media. Obama lo achaca a factores externos como la inestabilidad en Medio Oriente y en torno a Irán y, a largo plazo, a la alta demanda de países como China, la India y Brasil.

MÁS QUEJAS
Los republicanos acusan a su Gobierno de impedir la exploración y aprobación de nuevos proyectos petroleros como el oleoducto Keystone entre Canadá y el Golfo de México, lo que a su juicio está disparando el precio de los combustibles. A principios de año Obama explicó que su Gobierno requería más tiempo para evaluar el impacto ecológico del oleoducto, una decisión que fue muy criticada por los republicanos.