Parque Batán Grande en peligro por invasión de tierras y extracción de mármol

Zona guarda restos de cultura Sicán y es hábitat de osos de anteojos

Parque Batán Grande en peligro por invasión de tierras y extracción de mármol

WILFREDO SANDOVAL

El Parque Arqueológico y Ecológico de Batán Grande, aquel de 45.000 hectáreas que se ubica en Ferreñafe, que alberga desde aliblancas hasta osos de anteojos y que oculta milenarios vestigios de la cultura Sicán, está en peligro. Tanto la minería informal de mármol como la invasión y erosión de tierras para la agricultura destruyen estas tierras protegidas.

Carlos Elera, director del museo Sicán y uno de los administradores de esta zona, denunció que la presencia de estos extractores causa que cada vez más hectáreas sean invadidas por la contaminación.

Aunque no hay estudios exactos que determinen el daño, se calcula que unas 150 personas viven en estos terrenos considerados Patrimonio Cultural de la Nación por su importancia arqueológica y biológica.

Asimismo, el investigador señaló que en el tercer sector del Complejo Metalúrgico de Sicán, como se denomina a una de las zonas del parque, hay entre 20 y 25 obreros que trabajan informalmente en la extracción del mármol en una extensión de cinco mil hectáreas.

Según Elera, la comunidad de Santa Lucía de Ferreñafe, donde se ubican estas hectáreas, habría otorgado el permiso para esta explotación, la cual está prohibida por su categoría de patrimonio.

Pero los peligros que afronta el parque no terminan ahí. El jefe del museo Sicán está preocupado además porque las zonas donde se encuentran vestigios son destruidas por los huaqueros y por muchos invasores que arrasan estas tierras para convertirlas en lugares de cultivo.

La venta ilegal de extensos terrenos también es una amenaza. El Corredor de los Jagüeyes de Pítipo, otra zona del parque, se ve perjudicado por los traficantes que ofertan lotes.

La investigadora canadiense Robbyn Denise Appleton realiza aquí un estudio sobre la conservación del oso de anteojos. Se ha estimado que son unos 40 ejemplares los que permanecen en el área pese a los riesgos descritos en sitios como La Traposa, Motupillo, Calabozo, Cerezo, Mochumí Viejo Alto y Bajo.

Ante esto, Elera hizo un llamado al Gobierno Regional de Lambayeque y al Gobierno Central para ayudar a resguardar estas especies y vestigios.

LAS RIQUEZAS DEL PARQUE
El parque, que fue creado como tal por una resolución municipal del distrito de Pítipo, está formado por cuatro zonas consideradas Patrimonio Cultural de la Nación.

La riqueza biológica del parque no se queda en los osos de anteojos. Aunque no hay un censo de estos animales, se ha encontrado gran número de pavas aliblancas, tigrillos, pumas, venados, osos hormigueros y aves.

Con respecto al valor cultural, solo en el sector tres del parque se ha hallado lo más representativo de la cultura Sicán como minas, caminos, corrales de llamas y complejos metalúrgicos como el cerro Huaringas. En este lugar se comprueba la transformación del cobre arsenical a gran escala.

PARA TENER EN CUENTA
Cada una de las cuatro zonas que forman el parque es considerada Patrimonio Cultural de la Nación por el Instituto Nacional de Cultura. Estas son el Corredor de los Jagüeyes de Pítipo, el cerro y la pampa de Chaparrí, el complejo minero y metalúrgico Sicán y el cerro Tambo Real.

Estas zonas se encuentran bajo la administración, conservación y defensa del museo Sicán y la Unidad Ejecutora Naylamp de Lambayeque.

El director del museo Sicán de Ferreñafe, Carlos Elera, señaló que este parque servirá como un puente para unir el Santuario Histórico Bosque de Pomac y el Refugio de Vida Silvestre de Laquipampa.

Esto convertiría la zona en un gran corredor natural, ecológico y cultural en la región norte.