Pingüino emperador fue operado por comer arena que confundió con nieve

El ave marina ya se encuentra estable tras llegar enfermo a una playa de Nueva Zelanda procedente de la Antártida

El primer pingüino emperador que llegó a Nueva Zelanda procedente de la Antártida en más de 40 años está en camino a la recuperación tras recibir asistencia veterinaria, informó hoy el diario ‘The Dominion Post’.

El ejemplar juvenil, de alrededor de un metro de altura, llegó enfermo a una playa de North Island, a unos 3.000 kilómetros de su lugar de origen.

Personal del Departamento de Conservación dijo que el pingüino estuvo comiendo arena y estaba letárgico, en condiciones ambientales mucho más cálidas que en su hábitat natural. Los expertos explicaron que estas aves comen nieve para bajar la temperatura del cuerpo.

El pingüino fue trasladado al zoológico de Wellington, donde fue rehidratado y tratado por agotamiento por el calor. Un radiografía mostró que el ave tragó mucha arena, que estaba bloqueando su esófago y llenó su estómago.

Un procedimiento para despejar el esófago del pingüino resultó exitoso y los expertos indicaron que el individuo se encuentra estable, si bien su condición aún es grave. Ahora se le dará tiempo al pingüino para recuperarse, antes de decidir otros tratamientos.

En el pasado, sólo una vez se avistó un pingüino emperador en Nueva Zelanda, en 1967, en la costa sur de la isla Sur del país.

Los emperadores son la especie más grande de pingüino, llegan a medir más de un metro y a pesar hasta 30 kilogramos. Normalmente residen en la Antártida y es raro que se aventuren a viajar hacia en norte.