Comunidades indígenas salvan a la caoba de la extinción

Tras luchar por años contra la tala ilegal, comunidades amazónicas del río Púrus venden kilos de semillas de esta madera a otras regiones

Comunidades indígenas salvan a la caoba de la extinción

Comenzaron combatiendo la tala ilegal de caoba, la cual se encuentra extinta en la mayor parte de la Amazonía, sin embargo ahora exportan sus semillas a otras regiones. Los pueblos indígenas del Púrus, ubicados en la selva peruana, han logrado lo que parecía imposible: hacer que esta madera sobreviva a los embates de la tala ilegal, según indica un artículo publicado en la página web de WWF Perú.

Tras años de conservación y manejo de este tipo de madera, finalmente los pobladores de las zonas cercanas al río Purús, recogen lo que con tanto trabajo sembraron. Ahora pueden vender las semillas silvestres de caoba a otras regiones del Perú. “Ojalá pronto (las vendieran) a toda la Amazonía”, señala Jorge Herrera, biólogo de la WWF, quién además ha sido testigo de cómo la región del río Púrus pasó de ser una tierra olvidada y a merced de taladores y cazadores a convertirse en un complejo de áreas protegidas.

FUENTE DE INGRESOS
De las cerca de 8 comunidades que se encuentran en la zona del Púrus, 3 de ellas han ido más allá (Laureano, Monterrey y Pozo San Martín). Estas han decidido manejar las semillas de caoba como una potencial fuente de ingresos. “Esta es la mejor prueba de que la conservación puede generar ingresos directos para las poblaciones locales”, afirma Herrera.

Solo en el 2010 se han cosechado 40 kilos de semillas de caoba, que con el aval del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) han podido ser comercializadas en la ciudad de Pucallpa.

Las semillas vendidas han generado ingresos cercanos a los US$ 5.000 para las tres comunidades. Además, estas también han sido vendidas a empresas reforestadoras con prácticas de responsabilidad social.

Para leer el informe completo ingrese aquí.


Tags relacionados

tala ilegal

caoba

deforestación

WWF