'Presidentes' de países desarrollados jugaron fútbol por el medio ambiente

En el marco del cierre de la conferencia climática de la ONU en Bonn (Alemania), las ONG verdes realizaron una parodia, donde los líderes mundiales pateaban la Tierra

Inspirados en el arranque de la Copa del Mundo de Sudáfrica, miembros de los grupos ambientalistas de Oxfam, Greenpeace, TckTckTck, WWF y Germanwatch, decidieron disfrazarse de los presidentes de las naciones más poderosas del planeta y jugar una ‘pichangita’, utilizando a la Tierra de balón.

Los fanáticos con pancartas en mano que decían “Don’t foul the planet, Invest in the future” (No le metas falta al plantea. Invierte en el futuro), apoyaban a los ‘líderes” como Barack Obama, presidente de Estados Unidos; Nicolás Sarkozy, mandatario francés; Stephen Harper, primer ministro canadiense; Felipe Calderón, de México; Angela Merkel, canciller alemana; Silvio Berlusconi, primer ministro italiano; David Cameron, primer ministro británico; Dmitry Medvedev, presidente ruso; y el primer ministro japonés Naoto Kan.

NO HUBO ACUERDO
La conferencia climática de Naciones Unidas (ONU) en Bonn finalizó hoy sin que se pudiera lograr ningún avance significativo para lograr un nuevo acuerdo que ayude a frenar el cambio climático.

Los cerca de 4.500 negociadores de todo el mundo que se dieron cita en las dos últimas semanas en Bonn no mostraron señales de cambio ni fueron capaces de determinar nuevos objetivos medioambientales vinculantes.

Al término de las negociaciones, insustanciales y llevadas con dificultad, se presentó un nuevo borrador, pero además de que es muy controvertido, no ha sido aprobado.

CUMBRE DE CANCÚN
Para preparar la cumbre de Cancún, en México, a la ONU aún le quedan dos negociaciones importantes: otra en Bonn a principios de agosto y una segunda en octubre en Pekín. En ambas se ha de hacer un último intento por sentar las bases para la cita final en México.

Sin embargo, tras el fracaso de Copenhague en diciembre, tampoco se espera que en Cancún vaya a cerrarse un nuevo acuerdo climático que sustituya al Protocolo de Kyoto de 1997, que es hasta ahora el único acuerdo vinculante internacional sobre la protección del medio ambiente y el cual todavía no ha sido ratificado por Estados Unidos y China, a pesar de que estos países son los mayores contaminantes.

FUTURO INCIERTO
El primer periodo de cumplimiento de las obligaciones del protocolo expira en 2012, por eso desde hace años se está negociando una prórroga de manera paralela a la negociación sobre una solución mundial al problema del clima. Pero el modo de proceder a partir de 2012 sigue de momento totalmente abierto.

El saliente responsable de Naciones Unidas para el Cambio Climático, Yvo de Boer, que se despidió de su cargo esta semana en Bonn, anunció sin titubeos la expiración en los próximos años del acuerdo de Kyoto. La comunidad internacional no conseguirá antes de 2020 entenderse para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, dijo sin titubeos.

En el nuevo boceto presentado hoy sólo se dice que las emisiones globales se tienen que reducir hasta 2050 del 50 al 85 por ciento en comparación con los niveles de 1990. Los países industrializados han de garantizar una reducción de entre el 80 y el 95 por ciento y hasta 2020, tienen que llegar del 25 al 40 por ciento, aunque la base desde la que se mide aún está abierta.

Pero los países industrializados no hicieron en Bonn ninguna oferta concreta para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.