¿Por qué no se discutió el tema ambiental en ninguno de los tres debates presidenciales de EE.UU.?

En medio de una coyuntura caracterizada por el ciclón Sandy y una de las peores sequías, ambos candidatos evitaron el asunto

¿Por qué no se discutió el tema ambiental en ninguno de los tres debates presidenciales de EE.UU.?

Los últimos debates electorales por el sillón presidencial de los Estados Unidos han llamado la atención tanto a analistas y como a la opinión pública en general por omitir un tema de suma importancia en la actualidad: las políticas para enfrentar el cambio climático.

Científicos y periodistas plantean una hipótesis lógica que podría explicar el hecho. Esta se basa en el fuerte impacto que ha generado la explotación de gas no convencional en la actividad económica del país, bajo la técnica del “fracking” (se fractura la roca para luego inyectar agua y sustancias químicas, y de esa forma expulsar el gas).

Según expertos como David Pumphrey, del Centro de Estudios Estratégicos, esta forma de explotación permite reducir costos en altas proporciones, a tal punto que prevé en que en el 2035 represente el 50% todo el gas producido en los EE.UU., cifra bastante inferior al 30% de este año. Así mismo, ninguno de los dos candidatos planea abandonar esta actividad que ha sido uno de los pocos factores que han impulsado la economía, afectada por una grave recesión.

Si bien Obama otorga validez a los argumentos ambientalistas, no parece estar interesado en frenar la explotación de gas no convencional. Por otro lado, el candidato republicano Mitt Romney pretende reducir aún más las regulaciones en materia ambiental que rigen sobre las actividades energéticas, además de eliminar los subsidios a la producción de energías renovables.

Cabe resaltar que diferentes encuestas han clasificado la prioridad que otorgan los ciudadanos estadounidenses a diferentes variables de voto, dando el primer lugar a la economía, el décimo lugar a la energía, mientras que el cambio climático queda en un alejado puesto 22.