Tala ilegal pone en peligro a 39 mil hectáreas de bosques en Amazonas

Desde hace 10 años madereros informales operan en la zona con el fin de explotar las plantaciones de cedros

Tala ilegal pone en peligro a 39 mil hectáreas de bosques en Amazonas

Manuel Guillermo Monsalve Arias (35), natural de Cutervo, se desempeña como agente municipal del distrito de Cajaruro, en Las Higueras, pero todos los días sale de su casa con su motosierra eléctrica sobre el hombro hacia el corazón del bosque con el fin de talar los mejores cedros, que convierte en tablones listos para su comercialización.

Recuerda que llegó a Las Higueras hace unos siete años debido a que en su tierra natal se ha acabado con todo vestigio de especie forestal. “Tengo seis hijos que mantener y me enteré de que en Las Higueras hay cedro, el cual aprovecho para alimentar a mi familia”, narra mientras baja desde lo más alto de la montaña hasta Santa María con tres cargas de madera, por un camino en el que hasta las mulas tienen temor de dar un paso en falso porque varios animales de carga han tropezado hacia el precipicio.

Él y otros vecinos aprovechan la nula vigilancia de las autoridades para talar los mejores ejemplares, por los que reciben S/.1,50 por cada pie cúbico de cedro.

En su defensa, el campesino asegura que solo corta lo que dejan otros taladores informales, que en la última década están terminando con la población de cedros del sector Las Higueras.

Este problema fue de especial interés de los especialistas del Santuario Cordillera de Colán, pues creen que no solo atenta contra el medio ambiente de la zona arqueológica, sino que en un futuro cercano podría afectar los bosques montanos de la zona intangible, que posee más de 39 mil hectáreas.

Hace algunos años, las tablas de madera eran acopiadas en el distrito de Cajaruro, hasta donde llegaba un camión que se encargaba de comercializar el preciado producto en las madereras y aserraderos de Chiclayo. Pero hoy la madera es acopiada en Santa María, ubicada a 2 horas de Bagua Grande.