Los tiburones valen más vivos que muertos

Cada uno de estos animales que habitan en la zona protegida de las islas de Palau vale US$1,9 millones

Los tiburones valen más vivos que muertos

Temidos y fascinantes para algunos, negocio supuestamente redondo para otros. Los tiburones, como una gran cantidad de animales marinos, se encuentran amenazados por los embates de los cazadores. Sin embargo, un reciente estudio afirma que estos valen mucho más vivos que muertos.

Un grupo de investigadores del Instituto Australiano de Ciencias Marinas indica que cada uno de los tiburones que habita en la zona protegida de las islas Palau tiene un valor aproximado de 1,9 millones de dólares. Por lo tanto, la rentabilidad de la pesca de estos animales es mucho menor al valor que estos tienen cuando aún están con vida.

Para calcular el precio de cada ejemplar vivo, los científicos consideraron el dinero que los turistas que viajan a las paradisíacas islas de Palau gastan para bucear junto a ellos.

Palau es un archipiélago conformado por más de 300 islas y sus aguas fueron declaradas, en el 2009, santuario de tiburones. Asimismo, el turismo de buceo es una de las actividades más rentables que tiene la pequeña nación.

Cabe recordar que el 30% de las especies de tiburones se encuentra en peligro de extinción y una de las principales causas de esta situación es la caza indiscriminada de los mismos. Por ejemplo, según datos del Grupo Pew de Medio Ambiente, cada año los pescadores matan a unos 73 millones de tiburones.

CUESTIÓN DE CIFRAS
Según indica la investigación, el turismo de buceo aporta aproximadamente el 39% del producto bruto interno (PBI) del país, que es de unos 218 millones de dólares. Asimismo el 21% de los buzos habría elegido aquel destino turístico específicamente para ver a los tiburones que allí habitan.

Los científicos concluyeron que los cerca de 100 tiburones que se encuentran en los sitios principales de buceo del lugar aportan al año US$179.000. Además, cada uno de ellos tiene, de por vida, un valor de US$1,9 millones. Por el contrario, si este es cazado y su carne y aletas son vendidas, los mismos 100 tiburones valdrían solo US$10,800.

Por lo tanto, los investigadores aspiran a que este argumento económico inspire a otros países a crear nuevas áreas protegidas y a fomentar el ecoturismo.