El viaje de la arena del Sahara la lleva hasta el Caribe

Una imagen de la NASA muestra el recorrido intercontinental de las partículas llevadas por el viento

El viaje de la arena del Sahara la lleva hasta el Caribe

La arena en el desierto del Sahara no siempre se queda ahí. Partículas pequeñas pueden flotar en el aire, aterrizando finalmente en otro lugar cercano a sus más de 9 mil kilómetros cuadrados. O mucho más lejos de lo que se cree: el polvo del Sahara puede viajar a través de un océano entero y llegar a otro continente. Eso fue lo que se demostró este mes, un conjunto de moléculas de polvo se desplazó por el Océano Atlántico hacia el Mar Caribe y Florida.

Según informó la NASA, el mapa coloreado que acompaña esta nota se realizó con datos recolectados por el Ozone Mapper Profiler Suite (OMPS) del satélite Suomi National Polar-orbiting Partership (S-NPP). Este muestra las concentraciones de partículas en todo el Océano Atlántico el 21 de julio de 2012. Las concentraciones más bajas aparecen en amarillo, y las más altas en marrón-anaranjado oscuro. Las áreas grises representan la información que ha sido rechazada por el reflejo solar u otros factores.

Para los residentes del sur de Florida, el polvo del Sahara puede agravar las dificultades de respiración. En julio, los meteorólogos del Servicio Nacional Meteorológico de los Estados Unidos, advirtieron que las personas con problemas respiratorios deben tomar precauciones, aunque explicaron que el polvo transportado por el Océanos Atlántico, por lo general se mantiene entre 1.500 a 1.800 metros sobre el suelo. Una consecuencia más probable sería la apariencia “lechosa o nebulosa” de los cielos del sur del Florida.