Vivir en cautiverio provocaría problemas mentales en chimpancés

Los primates comen su propio excremento, golpean su cabeza o se automutilan, comportamientos anormales cuando están en libertad

Vivir en cautiverio provocaría problemas mentales en chimpancés

Los chimpancés en cautiverio presentan comportamientos seriamente anormales, los cuales podrían estar asociados a alguna enfermedad mental, según indican investigadores británicos.

“Los comportamientos incluían comer su propia materia fecal, golpear su cabeza contra un objeto, arrancarse el pelo, morderse y otras formas de automutilación. Si observáramos algo similar en seres humanos, diríamos que se trata de personas con problemas mentales”, indicó a BBC Mundo Nicholas Newton-Fisher, investigador de la Escuela de Antropología y Conservación de la Universidad de Kent que, junto a Lucy Birket, llevó a cabo el estudio.

Los expertos estudiaron a 40 chimpancés ubicados en seis zoológicos de Estados Unidos y el Reino Unido. “Lo que nos sorprendió es que vimos estos comportamientos en todos los chimpancés que observamos”, indicó también Newton-Fisher. “Yo he estudiado mucho a estos primates en su ambiente natural y nunca vi algo así. Hay algunos informes de chimpancés en libertad comiendo su materia fecal, pero sólo de forma muy, muy esporádica, jamás con la frecuencia que comprobamos en nuestro estudio”, precisó.

LAS CAUSAS DEL PROBLEMA
Los chimpancés investigados presentan una gran variedad de historias: nacieron en cautiverio o en libertad y fueron criados por sus madres o por cuidadores. Sin embargo, los científicos aún no saben con precisión cual sería la causa del comportamiento anormal que presentan.

“Esa es la gran interrogante. Concluimos que el motivo tiene que ver con el cautiverio; su mente tiene dificultades en adaptarse a estas condiciones. Si una persona en una situación similar actuara de esa forma, diríamos que se debe al confinamiento en un ambiente rígido”, dijo a BBC Mundo Newton-Fisher. Este añadió que “los chimpancés son animales inteligentes, con conciencia de sí mismos, para ellos parece ser una lucha estar en cautiverio”.

En los zoológicos la vida de estos primates es sumamente predecible. En cambio, aunque mucho más peligroso, la vida salvaje resulta increíblemente más estimulante. Es posible que, como los humanos, los chimpancés requieran de el contacto permanente con la naturaleza para desarrollarse y, por lo menos en el caso de estos simios, mantenerse sanos mentalmente.