El Dakar dejó África y se mudó a Sudamérica

La edición del 2008 del raid tuvo que ser cancelada debido a amenazas de ataques terroristas por parte de Al Qaeda

El Dakar dejó África y se mudó a Sudamérica

Por primera vez en sus 30 años de historia, el Dakar, la prueba de resistencia más famosa del automovilismo mundial, tuvo que ser cancelado en el 2008, después del asesinato de cuatro turistas franceses y de tres militares mauritanos, ocurridos en días precedentes a la salida.

Las autoridades francesas habían descubierto amenazas terroristas, específicamente de Al Qaeda, que tenían como objetivo el rally en el desierto de Mauritania, por lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores francés recomendó no ir a ese país.

Inicialmente se sugirió anular las etapas que atravesaban el territorio mauritano (ocho de las 15 que componen la totalidad de la carrera), pero al final se optó por la cancelación definitiva.

Algunos pilotos expresaron su desacuerdo con la decisión, como el portugués Carlos Sousa, quien declaró: “Nadie ha escuchado a los equipos. No se han estudiado todas las alternativas”. Otros, como el motociclista español Marc Coma, fueron más comprensivos. “Si la organización no ve factible que se celebre es que hay suficientes motivos”, declaró el ex ganador de la prueba.

Tres semanas más tarde (viernes primero de febrero) un atentado en pleno corazón de Nouakchott confirmaba la pertinencia de la aplicación del principio de precaución. Algunos pensaban que el rally Dakar había muerto, pero en realidad, nacía la oportunidad de que pilotos y fanáticos mirasen a Sudamérica. Dos años después, se hizo realidad el sueño del Rally Dakar en nuestro continente, donde ha recobrado el brillo de sus mejores años.