Gisela Leyva: peruana que besó la copa de Champions en Wembley

Claudio Pizarro no fue el único. Bayern-Borussia no fue la primera final de la exitosa coordinadora de producción de ESPN

DAVID HIDALGO @davidscreator

Ya de vuelta en su oficina de Bristol, Connecticut (EE.UU.), Gisela levanta el teléfono y, sin haber perdido un ápice de su acento peruano, nos confiesa que no hay día en que no piense en el país del que se fue hace nueve años. En el 2004, con siete meses de embarazo, dejó atrás su labor como productora y fundadora de Cable Mágico Deportes (CMD) para iniciar en Estados Unidos el proyecto profesional de su vida. Nueve años después, siente que –ya como coordinadora de producción– ha jugado y ganado el partido más importante en lo que va de su carrera.

¿Qué significó para ti ser la productora de ESPN en la final de la Champions League ?
Qué fuerte, es una vorágine de emociones. Las finales –y a veces las semifinales– de Champions son como mis bebes: las preparo con mucha dedicación y las espero cada año con muchas ansias. Una vez terminada la transmisión y cuando la adrenalina baja, siento la enorme necesidad de ver a mis hijos, a mi marido y disfrutar con ellos el momento.

¿Cómo así te ‘apoderaste’ en un momento del máximo trofeo?
Son años de buenas relaciones con los organizadores, ellos fueron muy buenos y tuvieron ese detalle y me prestaron la copa para los shows, 30 minutos el viernes y 30 minutos el sábado. Aproveché un corte y me tomé la foto soñada [risas].

¿Cuántos partidos o eventos de esta envergadura tienes ya en tu paso por ESPN?
Mi primera final de Champions fue en el 2006, en Saint Denis (Francia). Luego me tocó Moscú, en el estadio Luzhniki, en el 2008. Fue una locura, fue mi primera Champions oficial. La del 2011 fue genial: Wembley, la catedral del fútbol, Manchester United vs. Barcelona. ¡Qué más podía pedir! El otro mega-proyecto fue la Eurocopa del 2012 en Polonia y Ucrania. Trabajé 14 meses planeando ese torneo, y aun así sentí que me faltó tiempo.

Me contaron que la final de la Champions en el 2009 fue todo un drama para ti.
Me enteré de que estaba embarazada en octubre del 2008 y que, por ello, no iría a la final en Roma. Preparar todo para entregárselo a otro me costó mucho trabajo, lloré como una loca, ahora que veo a mi hija Mía me da vergüenza. Es que era ¡el partido! Messi vs. CR7 , un Barcelona que venía imparable contra sir Alex [Ferguson] que buscaba repetir el plato del año anterior. Vi el partido dando de lactar a mi hija de dos semanas de nacida, se me caían las lágrimas. Llorar porque tu hija nace en el mes de la final de la Champions, vaya que estaba loca.

Cuéntame brevemente qué labor realizaste previo a la final, cuántos días antes llegaste a Londres.
Llegamos el martes 21 (la final se jugó sábado 25 de mayo), y desde ese día arrancamos a proveer con material a los diferentes programas de estudio. Considero que fue un gran trabajo en equipo. Este un grupo de profesionales que complementan lo editorial con lo creativo.

¿Pudiste disfrutar la final del sábado pasado o las coordinaciones te lo impidieron?
Casi nunca puedo disfrutar de los partidos. Desde la época de CMD, soy la primera en llegar a los estadios y la primera en irme. Me iba antes del puntapié inicial a la móvil, la unidad de control del canal. Veía los partidos en monitores de 20 × 30 cm. Esa es la parte que la gente no conoce. Muchos imaginan que uno disfruta a morir del ambiente, del estadio, del partido. Es falso.

¿Tienes alguna anécdota de la final en Londres?
Un taxista pakistaní nos llevó hasta el estadio y lo dejamos entrar con la condición de que nos ayudara a cargar unas sillas. Se olvidó su gorra en el estudio y fue una odisea recuperarla. El hombre no se iba si no tenía de vuelta su gorra. Cuando se fue, me abrazó como si fuese Papá Noel.

Ahora que estás en la cima del fútbol en Europa y trabajando para una reconocida cadena internacional, ¿cómo ves tus inicios y lo que dejaste atrás?
En el Perú, el fútbol europeo lo veía por cable y recuerdo que soñaba con transmitir desde estadios como Wembley , el Camp Nou , el Allianz Arena . Ahora me doy cuenta de que nada es imposible, soy una peruana que, embarazada de siete meses, se embarcó en una aventura que no sabía bien qué consecuencia tendría.

¿Cuál es tu siguiente reto?
Creo que después de estar en tantas finales de la Champions, un mundial de fútbol sería muy importante y espectacular. Tengo claro que es lo que sigue en mi lista.

¿A estas alturas, te consideras una mujer exitosa?
El éxito es un estado pasajero que de un momento a otro puede desaparecer. Para mis amigos y mi familia soy exitosa porque me quieren y comparten mis alegrías. Soy exitosa si consideras que he sido y soy ambiciosa con mis retos y objetivos, y ellos a su vez siempre están en constante movimiento. El éxito no es la meta final, son momentos, son metas cumplidas.