Abreu: "Guerrero tiene hasta ahora la rodilla de Lugano en la espalda"

El delantero aseguró que darle el premio ‘fair play’ al capitán de la selección charrúa era como “concederle el de la paz a Bin Laden”

(Foto: Reuters/Video: YouTube)

Fiel a sí mismo, el uruguayo Sebastián ‘El Loco’ Abreu no se anduvo con vueltas en los festejos posteriores al título de la Copa América:, y dijo que entregarle el trofeo ‘fair play’ a Diego Lugano “es como concederle el de la paz a Bin Laden”, dijo.

“El peruano Paolo “Guerrero todavía debe tener la rodilla en la espalda”, agregó en Montevideo, en referencia a la vehemencia con la que Lugano encara los partidos, aunque en general se le reconoce que no tiene mala intención y rara vez sea expulsado.

Abreu se rió de su ocurrencia y fue celebrado por las 50 mil personas que llenaron el estadio Centenario, pese a la intempestiva hora y las bajas temperaturas.

CARAVANA
La fiesta se había iniciado en torno a la medianoche, cuando la caravana salió desde el aeropuerto internacional de Carrasco, a unos 17 kilómetros del centro de Montevideo.

La caravana demoró casi tres horas y media en llegar al Centenario, porque la multitud no dejaba que el bus se desplazara por las calles y avenidas del trayecto elegido.

Eran la una de la madrugada (hora peruana) cuando el vehículo, con algunos futbolistas subidos al techo, se metió en el estadio para recibir la ovación de su gente, que a esa altura deliraba en medio de la emoción.

Los jugadores dieron una vuelta olímpica caminando y exhibiendo todos los trofeos obtenidos en Argentina: la Copa América, el mejor jugador (Luis Suárez), la revelación joven (Sebastián Coates) y el ‘fair play’, al equipo por su comportamiento.

UN EQUIPO CON HISTORIA
Abreu tomó el micrófono, como lo ha hecho en otras ocasiones, y recordó que “el 16 de julio se honró a la historia ganándole a Argentina” en el aniversario del “maracanazo”, la hazaña de 1950 cuando Uruguay le arrebató el título mundial a Brasil en Río de Janeiro al ganarle la final por 2-1.

El delantero del Botafogo de Brasil, y figura influyente del plantel uruguayo, también rindió homenaje a los campeones de América de 1987, que obtuvieron el título en Argentina, eliminando al local y ganándole a Chile, en la final. “No podíamos ser menos que ellos, que vinieron y vencieron”, remató Abreu.