A propósito de la operación de Abidal: deportistas que superaron situaciones similares

Futbolistas, ciclistas y hasta basquetbolistas fueron víctimas del cáncer y los superaron. Aquí, un recuento a propósito del caso Abidal

A propósito de la operación de Abidal: deportistas que superaron situaciones similares

ÁNGEL HUGO PILARES @angelhugo
Redacción Online

Superar el cáncer es una cuestión de voluntad, suerte y oportunismo. Acaso las mismas características que se necesitan para ser deportista. Eric Abidal va a ser operado mañana luego que se le detectara un tumor en el hígado y todo España ha alzado su voz de solidaridad en medio de un respetuoso silencio. Hace poco el jugador del Betis Miki Roqué anunció que dejaba el fútbol para recuperarse células cancerosas en la pelvis y todo el mundo también espera que se recupere. Lo mismo pasa ahora con el técnico peruano Miguel Company, para quien el fútbol peruano desea una franca recuperación.

Esta es una lista, sin ningún orden aparente, de aquellos que sufrieron esta enfermedad y pudieron sonreír al final.

Lance Armstrong
Diagnóstico: Cáncer testicular.
Seguro que tu también tuviste esa pulsera de hule marca “Livestrong” se vendía el ciclista para financiar el tratamiento de cáncer de los menos afortunados. A Lance el cáncer también lo tocó, apenas a los 25 años. En 1996 la enfermedad se volvió tan agresiva que se inició en los testículos y acabó propagándose hacia los pulmones y el cerebro. Lo operaron de emergencia y le dijeron que tenía menos del 50% de probabilidades de sobrevivir. Él lo hizo, regresó a su deporte y ganó siete veces seguidas el Tour de Francia.

Germán Burgos.
Diagnóstico: Cáncer de riñón.
El guardameta es rockero hasta el día de hoy, una pasión que no ha dejado. Otra, que tuvo que dejar a la fuerza, fue su afición por el tabaco. Esta acabó generándole cáncer de riñón y tuvo que ser operado en marzo de 2003, cuando atajaba en el Atlético de Madrid. A los pocos meses volvió a las canchas (y a los escenarios, con su banda).

Luboslav Penev
Diagnóstico: Cáncer testicular.
En 1994, ‘Lubo’ era un ‘crack’ del Valencia y apuntaba al mundial de EE.UU. cuando se le detectó el cáncer. Tuvo que dejar el deporte rey para someterse a un tratamiento que dio tan buenos resultados, que al regresar se llevó la Liga española y la Copa del Rey jugando por el Atlético de Madrid.

Ebbe Sand
Diagnóstico: Cáncer testicular.
En Francia 98, ante Nigeria, marcó el gol más rápido de la historia de los mundiales anotado por un suplente, a los 16 segundos de entrar al campo. Poco después también marcó un récord de velocidad al volver a las canchas tras detectársele cáncer.

Nené Hilario.
Diagnóstico: Cáncer testicular.
En la temporada 2008 de la NBA, este brasileño tuvo que dejar el baloncesto porque tenía que dedicarse a su carrera contra el cáncer. Este pívot brasileño, que estuvo a punto de dedicarse a patear balones en vez de agarrarlos con la mano volvió tres meses después a sus Nuggets de toda la vida. Y ahí sigue.