Beckham no fue el único: las otras víctimas del temperamento de Ferguson

El saliente entrenador del Manchester United tuvo una carrera profesional que fue reconocida por más que sus logros

Beckham no fue el único: las otras víctimas del temperamento de Ferguson

Sir Alex Ferguson anunció que se retirará de la dirección técnica del Manchester United al final de esta campaña. A sus 71 años, decidió ponerle fin a una carrera llena de triunfos, logros y también de anécdotas ocasionadas por su explosivo carácter.

Ya le relatamos en una nota anterior el percance entre el entrenador y David Beckham, quienes se fueron a las manos luego que el primero le rompiera la ceja al jugador. Aquí te dejamos una amplia lista, todas víctimas del reconocido temperamento de Ferguson.

Peter Schmeichel: en 1994 tuvo una durísima discusión con el golero por encajar tres goles ante Liverpool. El DT le pidió que se vaya del equipo y el arquero se quedó tras pedir perdón.

Jaap Stam: el 2001 la ‘Momia’ fue despedido intempestivamente por el entrenador por una infidencia en una autobiografía. El DT lo lamentó años después.

Ruud Van Nistelrooy: el DT lo borró luego de que el holandés le gritó al joven Cristiano Ronaldo “anda y vete a llorar con tu padre”. El delantero se refería al luso Carlos Queiroz, asistente portugués de Ferguson, pero lo dijo poco después de que el padre de ‘CR7’ falleciera.

Norman Whiteside: este jugador de los 80 fue sorprendido por Ferguson en un bar durante una visita a Barhein. El entrenador lo obligó a regresar caminando a la concentración que se encontraba a 3 kilómetros. El DT decidió apartarlo al final de temporada por sus problemas con el alcohol.

Paul McGrath: gran compañero de juergas de Norman Whiteside. Ambos se presentaron borrachos a una entrevista. Ferguson lo sacó y tuvo que ser vendido al Aston Villa.

Lee Sharpe: el técnico escocés irrumpió en una casa durante una fiesta de los jugadores del Manchester United luego de ganar la Liga en 1992. Los botó a todos, culpó a Sharpe por la juerga, y se dice que Giggs se salvó porque se escondió en un armario de la cocina.

Paul Ince: el entrenador lo tuvo entre ceja y ceja luego de una goleada ante Barcelona (4-0) en 1994. Meses después, culpó públicamente al jugador en una entrevista y ese fue el punto final.

Roy Keane: lo consideró el jugador más complicado que ha tenido. La gota que rebalsó el vaso fue una entrevista que el volante ofreció a la TV de Manchester en la que despotricó contra varios de sus compañeros. Se tuvo que ir al Celtic de Glasgow.

Gordon Strachan: Ferguson lo tuvo en el Aberdeen y luego en el United. Siempre andaban a los gritos. En su autobiografía, el jugador reveló que el técnico es “una de las pocas personas que ha conocido en la que no se puede confiar en absoluto”.