Champions: Bayern y Manchester revivirán hoy la dramática final de 1999

Hace once años, ambos equipos —que se enfrentarán hoy a la 1:45 p.m.— jugaron la final más emocionante de la Champions. Los ingleses le dieron vuelta al marcador anotando a los 90’ y 92’

Londres (Dpa). Como un reflejo inevitable, cada vez que Bayern Múnich y Manchester United estén frente a frente como sucederá hoy por la Liga de Campeones, la memoria llevará a cualquier amante del fútbol a la final de 1999, aquella donde se vivieron los 100 segundos más dramáticos de la historia del torneo.

“Definitivamente, es el momento más dramático de mi carrera”, recordó Alex Ferguson.

“Estoy en el fútbol desde hace 50, 55 años, pero nunca vi un partido igual, uno tan dramático como ese”, repasó Franz Beckenbauer en “uefa.com”.

Últimas horas del 26 de mayo en Barcelona. Minuto 90 en el Nou Camp. El Bayern acaricia su cuarta Copa de Europa. Gana 1-0, estrelló dos pelotas en los palos, controla a placer a un United desesperado. Tres minutos de descuento. Minuto 91, Teddy Sheringham le da mordido. 1-1. Minuto 93, Ole Gunnar Solskjaer, el “asesino” con cara de niño, la puntea al techo de la red. 2-1. Los ingleses explotan, los alemanes se hunden. El trofeo cambia de manos gracias a los 100 segundos más vibrantes de todas las épocas.

“Nunca nadie volverá a ganar así una Copa de Europa. Cada equipo que gane 1-0 y queden tres minutos, pensará en el Manchester United”, asegura Ferguson, que ese día ganó la primera de sus dos Champions como entrenador.

Beckenbauer, presidente de los bávaros aquella noche, todavía no lo digiere pese a que dos años después eliminaron a sus verdugos en las semifinales de la Liga de Campeones que finalmente ganaron.

“Obviamente fue decepcionante para nosotros. El Manchester United fue un ganador afortunado”.

El milagro quiso ser explicado, analizado, desmenuzado, pero ni los mismos protagonistas tienen respuesta 11 años después aunque Ferguson intente recordar méritos.

“Todavía hoy, no lo sé. Fue simplemente el destino. Igual, no hay que olvidarlo, ese equipo ya había convertido en los minutos finales esa temporada, así que no fue un accidente. Pero cuando estás 1-0 abajo y el cuarto árbitro marca tres minutos de descuento, no puedes pensar que vas a ganar”.