Conmebol investigará actos de violencia en final de la Copa Sudamericana

En el Sao Paulo-Tigre, los argentinos se negaron a jugar el segundo tiempo aduciendo que fueron golpeados en el camerino por la seguridad

Conmebol investigará actos de violencia en final de la Copa Sudamericana

Las autoridades brasileñas y la Conmebol anunciaron el jueves que investigarán la violencia que ocurrió durante la final de la Copa Sudamericana entre Sao Paulo y Tigre.

Un vocero del Departamento de Seguridad Pública de Sao Paulo dijo que interrogarán a testigos, jugadores y personal de seguridad que estuvieron en el incidente del miércoles por la noche en el estadio Morumbí.

Sao Paulo fue declarado campeón de la Copa Sudamericana cuando su oponente argentino Tigre rehusó salir a la cancha para jugar el segundo tiempo del partido de vuelta por la final. El equipo local tenía ventaja de 2-0, y el duelo de ida la semana pasada en Buenos Aires terminó 0-0.

Dirigentes y jugadores de Tigre alegan que fueron agredidos por personal de seguridad en su camerino durante el entretiempo, y que incluso los amenazaron con pistolas.

En tanto, la Conmebol confirmó que Sao Paulo es el campeón “legal, irrefutable e inamovible” porque el árbitro chileno Enrique Osses cumplió con el reglamento al dar por terminado el partido cuando Tigre no se presentó para disputar el segundo tiempo. Se investigará los incidentes que provocaron que Tigre se rehusara salir del vestuario para el complemento.

“La Conmebol hará una investigación minuciosa para luego aplicar sanciones, porque en 25 años de la actual administración de Nicolás Leoz es la primera vez que ocurrieron actos graves de este tipo que manchan la buena imagen del fútbol sudamericano”, dijo Néstor Benítez, vocero de la Conmebol.

“La Conmebol solicitó a la policía de la ciudad de Sao Paulo que remitiera un informe detallado de los incidentes ocurridos en el pasillo que lleva al camarín del equipo visitante del estadio Morumbí. También se recibirán los informes de Osses y los veedores”, añadió Benítez.

El incidente manchó la imagen del país que será anfitrión de la Copa Confederaciones en unos seis meses, y que albergará el Mundial de 2014.

La FIFA recordó que no tuvo nada que ver con la organización del partido del miércoles, que estuvo a cargo de la Conmebol. Sin embargo dijo que confía en los planes de seguridad del comité organizador de la Copa del Mundo.

“Para la Copa Confederaciones y la Copa del Mundo de la FIFA habrá un abarcador plan de seguridad en los estadios, desarrollado por el comité organizador local junto con las autoridades correspondientes y revisado por los expertos de seguridad de la FIFA”, indicó el organismo en un comunicado.

“La Copa Confederaciones de la FIFA será la primera competencia de fútbol en Brasil que use principalmente guardias privados para los servicios de seguridad y control del público, lo cual es el procedimiento normal en muchos países”, agregó. “La FIFA confía plenamente en el plan de seguridad que se ha desarrollado”.