Dobletes de Lionel Messi y David Villa le dan triunfo al Barcelona

El club azulgrana goleó 5-0 al Sevilla y no se despega del líder Real Madrid, que hoy derrotó 3-1 al Hércules. El otro gol del Barza fue de Dani Alves

Dobletes de Lionel Messi y David Villa le dan triunfo al Barcelona

El Barcelona necesitaba un partido así para despejar de un plumazo todas las dudas. Hoy goleó al Sevilla 5-0 en un encuentro sin sufrimiento, sin fisuras y con pegada.

Los azulgranas salieron al ataque desde el pitazo inicial. Leo Messi adelantó para su equipo a los cuatro minutos, al resolver una jugada en conjunto del Barcelona. A partir de ahí, todo fue un paseo para los de Pep Guardiola.

Bajo la batuta de Xavi, el Barcelona orquestó un fútbol de altos vuelos, con la complicidad de Messi, Iniesta y Villa, quienes hilvanaban todo el juego azulgrana en la línea de tres cuartos del campo rival.

ACABÓ LA SEQUÍA
Por si fuera poco, el “Guaje” Villa logró acabar con un mes de sequía mediado el primer tiempo. Recibió de Messi, encaró a Luna, lo rompió con un recorte seco con la diestra y con la izquierda conectó el disparo. Esta vez el balón no besó el palo sino que fue abriendo ángulo hasta hacerse inalcanzable para Javi Varas, portero del Sevilla.

La expulsión de Konko al filo del descanso, por doble amonestación, y el regalo al inicio de la segunda mitad, de Romaric a Alves el brasileño marcó en un remate acrobático, pero no lo celebró por respeto a su ex equipo dejaron finiquitado el partido.

PUGNA DE GOLEADORES
Messi que lucha contra Cristiano Ronaldo por ser reconocido el jugador más decisivo del campeonato se adornó en su enésima obra de arte, marcó el cuarto de la casa.

Parecía que el Sevilla solo se iba a llevar cuatro, cifra a la que parecía abonado últimamente cuando visitaba el Camp Nou. Sin embargo, la insistencia de Villa tuvo su premio en la última jugada del partido. El ‘Guaje’ rubricó la ‘manita’ con una jugada personal y un disparo ajustado y con su doblete exorcizó todos los fantasmas que le han acechado las últimas semanas. Definitivamente, una noche redonda para el Barza.