Los entrenadores que dirigieron en Perú y salieron campeones este año

Ayer Gerardo Pelusso alzó el título Clausura 2011 de Paraguay, al frente de Olimpia. Este fue un buen año para varios DT que pasaron por el país

Los entrenadores que dirigieron en Perú y salieron campeones este año

ENRIQUE VERA (@kiquevera)
Redacción online

Once años de títulos esquivos habían sellado en Olimpia, club más popular de Paraguay, el rótulo de “equipo maldito”. De hecho, haber pasado una década sin alzar ninguno de los 14 trofeos jugados en tierra guaraní durante ese tiempo, ya tenía corroída su bien ganada placa de ‘Rey de Copas’ tres veces campeón de la Copa Libertadores, uno en Recopa y otro en Supercopa.

Aquella maldición, o la resaca de innumerables conflictos internos del ‘franjeado’, pasó ayer al archivo. Olimpia se coronó campeón del torneo Clausura paraguayo, mérito de sus jugadores (hilaron sus ocho últimos partidos sin derrota), de una reforma institucional impulsada por su nueva directiva, y de un viejo cazurro conocido: Gerardo Pelusso. Su nombre en La Victoria todavía causa escozor; es más, nadie ahí quiso siquiera invocarlo o traerlo al recuerdo ahora que el club blanquiazul volvió a disputar una final.

Pelusso fue el último DT que sacó campeón a Alianza (2006), y protagonista de excepción en la eliminación de este equipo de la Copa Libertadores 2010, cuando dirigía a la U. De chile. “Te van a matar”, habría sido la amenaza que lanzó al árbitro Carlos Vera, con el índice apuntando a los barristas chilenos en tribuna. Su consigna era que el juez valide el polémico gol que ponía a su escuadra en cuartos de final… y sacaba a los íntimos de competencia. Lo logró.

El nuevo galardón de Pelusso en Paraguay cierra un año que también dio títulos a otros técnicos que pasaron por Perú. Algunos con similar éxito al del uruguayo y otros cuyo trabajo en el país quedó en deuda.

RICARDO GARECA. Aquel, el del ‘empujoncito’. El rubio larguirucho que tocó el balón para el 2-2 a Argentina ese 30 de junio de 1985 y nos dejó sin México 86, llevó a Velez Sarfield a la consecución de su octavo título ganando el Clausura argentino en junio de este año. Y lo ganó bien: sacó adelante una campaña que llevaba en paralelo a su participación en Copa Libertadores, donde llegó a semifinales. En Lima, el 2007 y 2008, mientras vestía el buzo de Universitario siempre fue de labia precisa, una imagen de antitécnico argentino, extrañísima, sin histeria ni justificación a la mano. Con la ‘U’ alzó el Apertura 2008.

JORGE LUIS PINTO. El colombiano guió al Deportivo Táchira hacia el podio del torneo de Venezuela. Allí, en mayo último, obtuvo el título absoluto de la temporada 2010-2011. Con este título, el técnico que sacó campeón a Alianza Lima en 1997, después de 18 años, dio también al Táchira el boleto a fase de grupos de la Copa Libertadores 2012. “No es fácil ganar cuatro títulos, tres de ellos fuera de mi país”, manifestó con la medalla puesta en el país llanero. Pero pudo haber hablado de cinco si en 1999 no perdía aquí la final ante Universitario.

JORGE SAMPAOLI. El miércoles pasado, el ‘Hombrecito’ se cobró su mejor revancha. Culminó una campaña impecable al frente de la U. de Chile en la Copa Sudamericana 2011, y a falta de títulos en otros países donde dirigió (incluido Perú con Boys, Bolognesi y Cristal), dio uno internacional al vecino del sur. En la final, venció al rival que estuvo esperando un año: la Liga de Quito. En efecto, su consagración en el Estadio Nacional de Santiago fue para Sampaoli también pasar el trago amargo que le dejó perder la definición del torneo ecuatoriano del año pasado, cuando dirigía a Emelec y enfrentó a los del ‘Patón’ Bauza. Esa, la noche del 12 de diciembre del 2010 le arrancó un llanto que por fin pudo aplacar.

RICHARD PÁEZ. A mediados del 2008, el venezolano tomó las riendas de Alianza Lima y trajo a su hijo Ricardo como “refuerzo “principal” o quien debía lucir la ‘10’, nada menos. Sin proponérselo, había sacado de paso su ticket de salida. En medio de una campaña chata, la inclusión de su heredero en un clásico que iba perdiendo le valió el despido. Apenas habían pasado seis meses desde su llegada a tienda victoriana. Hoy, Páez respira aires de gloria. En octubre último, dirigiendo a Millonarios, se coronó campeón de la Copa Postobón de Colombia, el torneo más importante del país cafetero después de su Liga. Un golazo de Mayer Candelo, otrora timonel de Universitario de Deportes, puso al cuadro de Bogotá sobre 36 equipos en competencia.