Por una fiesta en favela, Adriano faltó a prácticas del Flamengo y protagonizó un accidente

Las indisciplinas del jugador brasileño ponen en riesgo su contrato con el club de Río de Janeiro, según medios locales

Por una fiesta en favela, Adriano faltó a prácticas del Flamengo y protagonizó un accidente

A menos de dos semanas de volver a vestir la 10 del Flamengo, Adriano vive su primera “recaída”: una fiesta en la favela donde creció, una falta a la práctica sin aviso y un accidente automovilístico sacuden el “idilio” con el club carioca y ponen en jaque el flamante contrato “por productividad”.

Según reportan los medios locales, Adriano faltó el lunes sin aviso a la práctica, organizó un “churrasco” —carne asada al carbón— en la casa de su familia, en la favela Vila Cruzeiro, se lo vio comprando bebidas alcohólicas en comercios del barrio y al final de la tarde se vio involucrado en un accidente en el que un motociclista fue atropellado, aunque sin gravedad.

Con los episodios, el jugador no sólo revive las sospechas que rondan a la dirección del club y a la hinchada sobre su capacidad real de recuperación, no tanto desde el punto de vista físico, ya que consiguió salir airoso de su segunda cirugía en el tobillo izquierdo, sino desde el lado emocional.

CONTRATO EN PELIGRO
El lunes, Adriano tiró por la borda todo lo que intentó y se comprometió a hacer cuando firmó contrato con Flamengo por tercera vez en su carrera, el pasado 22 de agosto, y puso en tela de juicio la que él mismo calificó como “su última oportunidad para jugar profesionalmente”.

Faltar a tres entrenamientos lleva dos faltas puede derivar en la rescisión automática del contrato, según está estipulado expresamente en el documento.

Comer carne quiebra la dieta rigurosa a base de ensaladas que venía siguiendo para perder diez kilos y estar en condiciones de jugar. Hasta el momento perdió sólo tres. El consumo de alcohol está fuera de discusión.

Cuando volvió a vestir la camiseta rojinegra, el propio jugador admitió las dificultades de volver a tener una vida “de atleta”, pautada por reglas estrictas de conducta.

El club aún no se pronunció sobre la situación. Según el portal UOL, esta tarde —hora local— el jugador tendrá una reunión con la dirección del club para dar su versión de los hechos e intentar explicarlos.