El lado oscuro del fútbol: el tráfico de niños como forma de esclavitud

Director de cine Miguel Alcantud mostrará lo que no se sabe del deporte rey. Hay 20 mil africanos abandonados a su suerte por los clubes

El lado oscuro del fútbol: el tráfico de niños como forma de esclavitud

El fútbol despierta la pasión de multitudes. Un gol, una chalaca, o cualquier otra jugada hacen delirar a millones de fanáticos. Sin embargo, el fútbol también tiene un lado oscuro: el tráfico de niños africanos y latinoamericanos. Pese a que la FIFA prohíbe que los clubes contraten a menores de edad fuera del continente europeo, los clubes ‘grandes’ de España, Italia, Francia e Inglaterra lo hacen.

Miguel Alcantud, director de cine, ha realizado una investigación sobre este caso en particular y lanzará a las pantallas la película “Diamantes negros”, en la que denunciará el tráfico de jugadores. Según el portal “Público.es”, en la actualidad existen unos 20 mil menores africanos que han sido abandonados por los equipos.

¿Cómo lo hacen? Los clubes utilizan diferentes tácticas. Unos ofrecen becas ficticias, otros falsifican pasaportes e, incluso, contratos de trabajo para los menores como jardineros o empleados del bar de los estadios. Para ello, engañan a las familias con el argumento que sus hijos gozarán de una vida diferente y estos suelen vender propiedades –gastan todo su dinero- para hacer posible el viaje de sus hijos.

Una vez en el país al que viajaron, los niños tienen que pasar por una situación nada fácil. Si no cumplen con las expectativas o sufren una lesión, son abandonados a su suerte. Lo opuesto es que rindan, pero los clubes no le garantizan una educación adecuada.

“Diamantes negros”, la película de Alcantud, dará a conocer esta realidad a través de la historia de dos niños víctimas de este tráfico. La película es producto de una minuciosa investigación. Inclusive citará un caso antiguo del conocido jugador africano Samuel Eto’o, quien estuvo siete meses en Francia viviendo prácticamente en la calle cuando tenía once años.