Liga de Quito se consagró campeón de la Recopa Sudamericana

El cuadro ecuatoriano empató sin goles ante Estudiantes de La Plata esta noche en el estadio Centenario de Quilmes y se alzó con el título que disputan los ganadores de la Copa Sudamericana y la Copa Libertadores

Campeón. La Liga de Quito se alzó con el título en Buenos Aires. (América TV)

La Liga Deportiva Universitaria de Quito se consagró campeón de la Recopa Sudamericana en Buenos Aires, tras igualar sin goles en su visita a Estudiantes de La Plata, al que había vencido por 2-1 en el encuentro de ida disputado en Ecuador.

El equipo de Alejandro Sabella, favorito en la previa, no encontró la forma de romper el cerrojo defensivo que planteó Edgardo Bauza, por lo que tuvo que ver cómo el visitante festejó el título en sus narices.

El primer tiempo fue parejo, disputado en la mitad de la cancha, donde Liga de Quito hizo un gran despliegue e incomodó a Estudiantes, que no pudo dominar como pretendía. Incluso el visitante sorprendió con algunos ataques aislados.

De hecho, la primera posibilidad clara fue para la Liga de Quito. A los 7 minutos Hernán Barcos envió un centro desde el sector derecho del ataque al segundo palo y el cabezazo cruzado de Carlos Luna salió apenas desviado.

Recién a los 27’ Estudiantes de La Plata logró acercarse con un remate desde la medialuna de Leandro Benítez, pero su tiro chocó con una gran atajada del arquero José Cevallos.

Recién sobre el cierre de la etapa inicial Estudiantes logró empujar a la Liga contra su arco con algunos disparos de mediana y larga distancia, como los de Rodrigo Braña y Gabriel Mercado, aunque así tampoco pudo convertir.

PINCHARRATAS SIN GOL
A los 44’ el local estuvo cerca de abrir el marcador tras una pelota parada, su especialidad, pero el cabezazo del defensor Federico Fernández salió apenas desviado.

Obligado a buscar el triunfo, en el complemento Estudiantes salió a apretar más arriba a la Liga pero Cevallos se terminó convirtiendo en una de las figuras del partido. A los 49’ Leandro González remató al arco y esta vez fue el poste el que volvió a negarle el gol al local.

A los 65’ Carlos Auzqui controló la pelota con el pecho y quedó frente al arquero, sin embargo remató débil y Cevallos no tuvo inconvenientes en contener el disparo.

Desporlijo y por momentos cegado, Estudiantes empujó y fue en busca del ansiado gol del triunfo para forzar el alargue pero no encontró la manera de romper el férreo esquema defensivo de la Liga, que tuvo en Cevallos una garantía de seguridad.

A medida que pasaban los minutos, la ilusión de Estudiantes comenzaba a diluirse y la Liga se sentía más cerca del título. Incluso el conjunto ecuatoriano pudo haber cerrado el duelo antes si hubiera aprovechado algunos de los contraataques.