Messi, Xavi e Iniesta: el dolor de cabeza del DT del Manchester United

Alex Ferguson está tratando de encontrar la fórmula para contrarrestar la producción del temido trío del Barza, equipo al que enfrentará en la final de la Champions

Messi, Xavi e Iniesta: el dolor de cabeza del DT del Manchester United

El entrenador del Manchester United, Alex Ferguson, manifestó que superar al Barcelona en la final de la Liga de Campeones que les enfrentará el próximo día 28 en el estadio de Wembley, en Londres, pasa por neutralizar a Xavi, Messi e Iniesta.

“Lo que tenemos que hacer es encontrar una solución al problema Xavi-Messi-Iniesta”, dijo Ferguson en declaraciones a una radio estadounidense recogidas por la agencia local de noticias PA.

“Todo el mundo esta buscando (esa solución), porque son futbolistas extraordinarios”, agregó el entrenador del Manchester United, que el domingo envió a su hermano a hacer un primer seguimiento del Barcelona en el choque que le enfrentó al Espanyol.

Ferguson afirmó que los azulgrana parten como favoritos “obviamente el Barcelona es ahora el pez gordo”, pero consideró que el Manchester tiene las mismas opciones de ganar.

“Tenemos jugadores que pueden causarle un montón de problemas a cualquier equipo y esperemos que esos jugadores de ataque le den al Barcelona los problemas que todo el mundo piensa que ellos nos pueden causar a nosotros”, dijo el veterano técnico.

Ferguson está a punto de lograr su duodécima Liga inglesa (la decimonovena del Manchester) como entrenador de los “red devils”, tras la decisiva victoria del domingo frente al Chelsea (2-1).

QUIERE LA REVANCHA
A su equipo le falta un punto para hacerse matemáticamente con el campeonato, como al Barcelona, que hace dos años se impuso en la final de la Liga de Campeones que les enfrentó en Roma (2-0), en un partido que Ferguson recuerda bien y que espera que no se repita.

“En la última final, empezamos realmente bien, pero concedimos un mal gol. Después de eso, el Barcelona guardó el balón muy bien, como siempre hace”, indicó Ferguson, que rechazó la idea de quienes piensan que este Manchester es más débil que hace dos años.