Real Madrid no pudo con Borussia Dortmund e igualó 2-2 por Champions

El equipo español estuvo siempre debajo en el marcador. Empató el partido a un minuto del final con un gol de Mesut Özil

Real Madrid no pudo con Borussia Dortmund e igualó 2-2 por Champions

Real Madrid rescató hoy un punto en el último suspiro del partido al empatar 2-2 en casa con el Borussia Dortmund en el Grupo D de la Liga de Campeones, que queda abierto a falta de dos fechas para el final.

Marco Reus y Álvaro Arbeloa, en contra, anotaron para los alemanes, que lideran la zona con ocho puntos, mientras que Pepe y Mesut Özil fueron los autores de los goles locales en el Santiago Bernabéu. El conjunto español es segundo con siete unidades.

El Borussia abordó el encuentro con las cosas muy claras. Los alemanes llegaron a Madrid conscientes de que el momento del rival abría la puerta a una victoria en el coliseo blanco y el pase anticipado a los octavos de final. Y a punto estuvieron de lograrlo, si no es por un genial tanto de falta de Özil poco antes del pitazo final.

DORTMUND SE PUSO EN VENTAJA
Reus y el rubio centrocampista disparó duro con la derecha. Iker Casillas pudo quizá hacer más, pero el balón terminó en la red. Era el minuto 27. El equipo alemán ganaba 1-0.

El gol de Pepe, en el 33’, fue un espejismo. El central portugués cabeceó un centro de Mesut Özil para hacer el 1-1, pero el Madrid no funcionaba.

La segunda etapa demostró que el 1-0 no fue una casualidad. De la mano de talentos como Grosskreutz y Götze, que tocó lo justo en el último segundo de la primera parte para elevar el balón ante la salida de Casillas y marcar el segundo tanto visitante, aunque la UEFA luego dijo que fue autogol de Arbeloa.

Luego José Callejón marcó casi en el primer balón que tocó, pero el gol fue anulado por fuera de juego. El español volvió a tener el empate en sus piernas poco después, pero su disparo se fue rozando el poste.

A UN MINUTO DEL FINAL
Real Madrid se hizo dueño del juego, pero sin demasiada precisión. Kaká fue el último cartucho de José Mourinho. El brasileño entró a falta de un cuarto de hora por Arbeloa y de sus botas nació la mejor oportunidad blanca hasta el momento.

El ocho blanco se llevó el balón de rebote por el carril central, abrió a la derecha para Ángel Di María y su centro lo remató a dos metros de la portería Cristiano Ronaldo. Weidenfeller se tiró al bulto, pero acertó y la pelota se fue fuera.

A dos minutos del final, Özil demostró por qué su pierna izquierda está considerada de las mejores del mundo. Por una vez, Cristiano cedió un falta a un compañero y el alemán no lo desaprovechó. Puso el balón en un lugar imposible, por encima de la barrera, en el ángulo inferior del arco. Un 2-2 que deja abierto de par en par el Grupo D, el Grupo de la Muerte, ya que Manchester City igualó 2-2 ante Ajax en Inglaterra.