Periodistas e hinchas que se pelearon con futbolistas en la cancha

En todas partes del mundo el fútbol despierta pasiones. Acá un recuento de algunas situaciones en las que personas fuera del juego metieron más de un golpe

(YouTube)

Alianza Lima iba perdiendo por tres cero y faltaban un poco menos de tres minutos para que termine el partido. Juan Aurich se estaba llevando los puntos de Matute y el arquero íntimo Salomón Libman salió del arco para agredir al periodista Miguel Morales quien se encontraba cubriendo el partido. El aliancista dice que Morales, jefe de prensa de Juan Aurich, le gritó todos los goles. “Yo solo estaba tomando fotos”, se defendió Morales. Este hecho pudo haber desencadenado una pelea dentro de la cancha. Hagamos un repaso de algunas ocasiones en las que futbolistas se pelearon con hinchas o periodistas.

REINO UNIDO (1995)
Esta es una de las más recordadas. El Crystal Palace recibía al Manchester United en el estadio Selhurst Park. En el minuto 48 el francés Éric Cantoná fue expulsado por una dura falta. Cuando abandonaba el campo, un hincha del equipo local le gritó: “Vuélvete a Francia con tu p… madre, bastardo”. El galo no dudó y se elevó por los aires hasta darle una patada voladora. Le dieron nueve meses de sanción y dos semanas de prisión que se sustituyeron por 120 horas de servicios comunitarios. Además tuvo que pagar una fuerte multa.

“Pido perdón a todos, al Manchester United, a mis compañeros de equipo, a los fans, a la Federación… y también quiero disculparme con la prostituta que compartió mi cama la tarde pasada”, declaró Cantoná con sarcasmo. A raíz de esto último, el United tampoco suspendió al delantero por cuatro meses sin poder jugar y dos semanas sin sueldo. Míralo aquí.

CHILE (1991)
Se jugaba el partido de vuelta de la semifinal de aquella Copa Libertadores en la que campeonaría Colo Colo. Boca Juniors visitaba al cuadro chileno y perdía por 3-1 después de haber ganado por 1-0 en el partido de ida en Buenos Aires. El encuentro estaba caliente y los jugadores iniciaron un conato de bronca. Sin embargo, casi de inmediato los protagonistas cambiaron. Los argentinos empezaron a pelear con los fotógrafos. “Había como 300 fotógrafos en la cancha. El partido no debió de haber comenzado. Nos escupieron, nos agredieron y festejaban los goles. Fuimos víctimas y tuvimos que defendernos, porque si no lo hacíamos íbamos a terminar peor”, declaró el “Mono” Navarro Montoya días después del lamentable hecho.

Los reporteros gráficos levantaron sus cámaras y las usaron como boleadoras en la lucha contra los futbolistas. Una de estas golpeó al DT Óscar Washington Tabárez, cortándole la cara. En las imágenes se puede ver al entonces goleador boquense Gabriel Batistuta rodeado por fotógrafos y al portero Navarro Montoya corriendo totalmente encolerizado. El arquero fue mordido por un perro y con eso se terminó la pelea. Un día después del partido, el jugador de Boca Blas Giunta y Tabárez fueron detenidos y obligados a pagar una fianza para quedar en libertad. Colo Colo terminó siendo el campeón de la Copa Libertadores.

BOLIVIA (2009)
Se jugaba la edición 2009 de la Copa Sudamericana. El partido en el Estadio Ramón ‘Tahuichi’ Aguilera transcurría con total normalidad. La visita, el River Plate de Montevideo le ganaba 1-0 al Blooming con un gol de Puppo a los 61 minutos. La impotencia por ir perdiendo calentó a los hinchas locales. A los 66 un fanático boliviano brincó sobre el alambrado, corrió más de treinta metros y saltó para darle una patada por detrás al jugador uruguayo Henry Giménez. El árbitro del partido, el peruano Víctor Hugo Carrillo, suspendió el encuentro ante la ausencia de condiciones para continuar. No hubo seguridad.

Alemania (2010)
Esa temporada había empezado perfecta. Arrancó con cuatro goles en la misma cantidad de partidos y la hinchada del Hamburgo depositaba todas sus fichas con él. Sin embargo, el delantero peruano Paolo Guerrero nunca se percató que estaba con una fanaticada muy exigente. Su equipo entró en un bajón y Guerrero junto con él.

El encuentro contra el Hannover había terminado empatado a cero. Los hinchas insultaron sin parar a los jugadores y Paolo, cuando entraba a los camarines, no dudó en lanzar un botellazo a uno de los que lo agredían desde la tribuna. Le dio de lleno. Su compañero de equipo, el portero Frank Rost recurrió a la ironía. “Le pegó bien. Los Yankees de Nueva York lo hubieran contratado enseguida”. Felizmente este acto no le trajo consecuencias fatales al peruano. Pidió perdón y no lo despidieron. Por otro lado, le aplicaron la multa más alta en la historia del club. En su momento se habló de casi 140 mil dólares.