Polémica porque Ferguson y Benítez no se saludaron en el Manchester-Chelsea

El DT español se quejó de que el entrenador escocés ni lo miró antes de iniciar el partido de Copa FA. Se volverán a cruzar en Stamford Bridge

Polémica porque Ferguson y Benítez no se saludaron en el Manchester-Chelsea

Los entrenadores del Chelsea, Rafa Benítez, y del Manchested United, Alex Ferguson, protagonizan una nueva polémica en la Premier League después de no saludarse anoche en el partido de cuartos de la FA Cup disputada en Old Trafford, informan hoy los medios británicos.

La prensa destaca que la vieja enemistad entre ellos ha resucitado tras mostrar unas imágenes en las que se aprecia que el español no se acercó a estrechar la mano de Ferguson tras el pitazo final del árbitro.

El técnico de los ‘blues’ aclaró más tarde que fue el escocés quien le negó primero el saludo al inicio del encuentro. “Estaba esperando al comienzo del partido. Depende de él, yo estaba en mi sitio esperando”, afirmó Benítez en rueda de prensa tras el partido de ida, que terminó en empate (2-2).

Al ser preguntado por la posible razón del entrenador de los ‘red devils’ para evitar el gesto, el español se enervó ante los periodistas. “Pregúntenle a él si son lo bastante valientes. Fue su decisión. Yo tengo algo de educación porque sé que mucha gente está mirando, así que sé lo que tengo que hacer”, apuntó el técnico del equipo londinense.

Cuando el árbitro pitó el final del encuentro fue Benítez quien se abstuvo de intentar estrechar la mano de su colega, ya que “estaba celebrando” el resultado con sus jugadores, que protagonizaron una gran remontada después de acabar la primera mitad con dos goles en contra.

Benítez y Ferguson se encontrarán de nuevo para competir por el pase a la semifinal en Stamford Bridge, el escenario donde se dictará sentencia. Esta es la última controversia en la complicada temporada que vive Benítez dentro del conjunto londinense, donde es cuestionado por parte de la afición por su pasado como técnico del Liverpool y los medios aseguran que su relación con el vestuario no es buena.

El técnico español llegó al Chelsea el pasado 21 de noviembre como entrenador “interino” hasta final de temporada y a finales de febrero anunció que se irá del club y no renovará.