A propósito de la final de la Champions: tres definiciones memorables

Revive los grandes partidos que se jugaron para el campeonato. Este sábado les toca al Bayern y al Dortmund, que decidirán al campeón del torneo en Wembley

A propósito de la final de la Champions: tres definiciones memorables

La final de este sábado entre Bayern Múnich y Borussia Dortmund será la primera entre dos equipos alemanes. ¿Será memorable? Al menos el equipo bávaro ha participado antes de dos definiciones muy recordadas. De perder, además, será su tercera final seguida sin título.

Liverpool vs. AC Milan (2005). Una proeza lo que logró el equipo inglés. Era, por coincidencia, un 25 de mayo –fecha que se jugará este año la final entre Bayern y Borussia–. Se jugó en Estambul. Milan, con los dos goles de Hernán Crespo y uno de Paolo Maldini se fue al descanso arriba por 3-0. Todo indicaba que ganaría la Champions. No obstante, Liverpool despertó en la segunda mitad. Marcaron Steven Gerrard, Vladimir Smicer y Xabi Alonso. Así, en 15 minutos, había logrado igualar lo imposible. El partido se definió en penales. Liverpool ganó 3-2 y campeonó. (Mira el video de los goles aquí).

Manchester United vs. Bayern Múnich (1999). 26 de mayo. Estadio Camp Nou. Se enfrentaban los mejores equipos del torneo. Ingleses versus alemanes. El equipo bávaro, muy temprano, se puso en ventaja gracias a un gol de Mario Basler a los seis minutos. El partido continuó con la ventaja del Bayern hasta los 90’. Solo hacía falta el pitazo del árbitro Pierluigi Collina para que los bávaros celebren el título. Pero no fue así. Teddy Sheringham a los 91’ y Gunnar Solskjaer a los 93’ dieron el triunfo agónico al equipo de Ferguson, que en tres minutos se hizo de la ‘Orejona’. (Mira el video de los goles aquí).

Bayern Múnich vs. Chelsea (2012). 19 de mayo. Estadio Allianz Arena. Bayern era local. Era, por eso, el gran favorito. Aunque enfrente tenía a un equipo inglés que acababa de dejar fuera al Barza de Pep Guardiola. El partido fue parejo hasta los 82 minutos que Thomas Müller hizo estallar en júbilo a los alemanes. A falta de ocho minutos, el Bayern lo ganaba y era campeón. Pero como en el 99, sufrió más de la cuenta. A dos del final apareció Didier Drogba para anotar el empate con un cabezazo formidable. El partido alcanzó los penales. Allí ganó el Chelsea. Fue 4-3 y aguó la fiesta a los bávaros. Fue la Champions de Drogba. (Mira el video de los goles aquí).