¿Por qué Pep Guardiola convirtió a Lionel Messi en el ‘9’ del Barza?

El técnico español confesó que Messi le daba mucha posesión en el medio. Sus goles: proezas del delantero del Barcelona

¿Por qué Pep Guardiola convirtió a Lionel Messi en el ‘9’ del Barza?

Su primer partido oficial con el Barcelona fue un 16 de octubre del 2004. En ese entonces su técnico, Frank Rijkaard, convirtió a Lionel Messi en un extremo por izquierda. Y destacó a gran nivel durante varias temporadas.

Con la destitución del técnico holandés, llega Guardiola, a mediados del 2008, al banco de los catalanes. Con el Pep en el banquillo, la primera temporada no cambió para el argentino: Messi aún era tirado por un lado con Eto’o como punta. Incluso cuando el Pep desistió de seguir con el camerunés, se contrató a Zlatan Ibrahimovic, aunque el resultado fue el mismo ante sus ojos.

Con dos pruebas en el once titular, el técnico ya no buscaba jugar con un ‘9’ tradicional. Él quería a Messi como delantero centro.

EL SECRETO
Antes de firmar con el Bayern Múnich, Guardiola viajó por el mundo a dictar seminarios de fútbol. En una de esas conferencias reveló lo útil que fue Messi de ‘9’. “Cuando llegué sabía que era el mejor que teníamos en el plantel. Pero él estaba en la izquierda y no participaba mucho en el juego”, señaló el técnico del cuadro muniqués.

¿Qué cambió entonces? Para Guardiola los buenos siempre tienen que jugar en el medio. Para él ellos deben tener más participación con el balón. Fue en encuentro que el español se da cuenta de la libertad de Messi cuando partía desde el medio. Ni uno de los dos zagueros rivales del Barcelona apretaba a Lionel en la media cancha y eso marcaba una diferencia en la volante del Barcelona: tenían uno más que el rival, por lo que había control de la posesión y marca.

En encuentros duros, como con el Real Madrid por ejemplo, Guardiola confesó que un zaguero apretaba a Messi en el medio, pero eso producía a una ventaja favor del Barcelona. “Solo quedaba un central” y había más oportunidades en el mano a mano, incluido Messi que venía desde atrás.

Gracias a ello, Barcelona ganaba siempre en la posesión y levantó en un sinnúmero de títulos. ¿Los goles de Messi? Se deben a la grandeza del ‘10’. “Yo no he inventado lo de Messi. Yo cuando empecé en el Barcelona, Cruyff jugaba ahí (mediocentro)”, confesó Guardiola.