Raúl jugará en el Al Sadd que dirige el uruguayo Jorge Fossati

El delantero español fichó por el club qatarí que terminó tercero en el pasado Mundial de Clubes

Raúl jugará en el Al Sadd que dirige el uruguayo Jorge Fossati

El delantero español Raúl González, ex jugador del Real Madrid, volverá a vestir de blanco en uno de los grandes de Asia, el club qatarí Al Sadd, dirigido por el entrenador uruguayo Jorge Fossati, y orgullo del pequeño emirato del golfo Pérsico.

Raúl llegó hace dos días a Doha para su presentación hoy en Al Sadd, punta de lanza del fútbol de Qatar, un minúsculo país que, con el empujón de los petrodólares y los ingresos del gas, acogerá el Mundial de fútbol 2022.

Vencedor de la Liga nacional en doce ocasiones y de la Copa del Emir en trece, el club ganó la Liga de Campeones de Asia en 1989 y en 2011, e hizo historia con su tercera posición en el Mundial de Clubes de Japón del año pasado, hazaña que ningún equipo del golfo Pérsico había conseguido antes.

FC Barcelona truncó las aspiraciones del Al Sadd de llegar a la final de esa competición y medirse al Santos brasileño, en un partido en el que los azulgranas mostraron su superioridad y derrotaron a los qataríes por cuatro goles a cero.

Esa histórica tercera plaza no podrá ser reeditada este año con Raúl, después de que Al Sadd perdiera anoche ante Al Garafa en la final de la Copa del Emir, clasificatoria para la Liga de Campeones de Asia. El ‘siete’ siguió ese encuentro desde el palco del estadio internacional Al Jalifa, que acogió la final de la Liga de Campeones de Asia del año pasado.

DE LA MANO DE FOSSATI
Al frente del Al Sadd está Fossati, de 59 años, un veterano en el banquillo que fue seleccionador de Uruguay entre 2004 y 2005, y que ha dirigido a equipos como el brasileño Internacional de Porto Alegre y el argentino Colón de Santa Fe.

En Doha, Raúl se une a un vestuario que cuenta también con el ariete senegalés Mamadou Niang (ex jugador del Olympique de Marsella), el delantero marfileño Kader Keita (ex del Lyon y del Galatasaray) y el defensa argelino Nadir Belhadj, que jugó en el pasado en el Portsmouth y el Lens.

Al Sadd tiene muy claras sus armas para continuar cosechando éxitos, como el que le llevó en 1989 a convertirse en el primer club árabe que se llevó la Liga de Campeones asiática: mucho orden, once gladiadores sobre el terreno, firmeza defensiva y confianza total en una delantera de calidad contrastada.

Con la suma de Raúl, los qataríes confían en elevar su fútbol a otro nivel y en disparar aún más la popularidad del deporte rey en el golfo Pérsico y el mundo árabe.