Ruidíaz se salvó de entrar a lista de las lesiones más raras del fútbol

Su festejo de gol con caída tras doblarse el tobillo, casi lo ubica en un ránking no deseado junto a Palermo, Banega, Cañizares y más

(Fotos: U. de Chile/AP/Reuters)

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ @DavidsCreator
Redacción online

Dos días después de su golazo ante Unión Española que le valió una victoria a la U. de Chile, Raúl Ruidíaz debe seguir pensando que se salvó tras su trunca —y brusca— intención de haber querido festejar su tanto con la hinchada.

Preso de la emoción, la ‘Pulga’ quiso saltar un panel publicitario, se dobló el tobillo, cayó y se le vio adolorido. Treinta segundos después hubo calma porque el delantero peruano regresó a la cancha y el médico del equipo confirmó que el tema no era de cuidado.

Sin embargo, al verlo tirado quejándose de dolor, ¿a quién no le pasó por la cabeza la extraña lesión de Martín Palermo y otros jugadores? Aquí una pequeña lista de las lesiones más raras del fútbol.

1.- Martín Palermo: En 1999 su sueño de jugar en Europa se truncó luego de romperse los ligamentos de la rodilla derecha en un partido ante Colón. Pero el empuje del ‘Titán’ lo llevó a cumplir su meta y a ponerse en el 2001 la camiseta del Villarreal. En un partido de Copa del Rey contra el Levante, el ‘Loco’ anotó un gol y se acercó hasta la tribuna para festejarlo con la hinchada. La avalancha de fanáticos rompió la valla de soporte, el muro y varios hinchas cayeron sobre las piernas de Palermo. Esto le provocó una fractura de tibia y peroné que lo dejó seis meses fuera de las canchas.

2.- Emilio Hernández: El atacante es compañero de Ruidíaz en la U. de Chile, pero lo que le ocurrió el año pasado en Argentinos Juniors es de catálogo. Cuando comenzaba a tener regularidad en el equipo de la ‘Paternal’, Hernández fue baja 15 días porque al chileno se le derramó una taza de café hirviendo en los genitales y las quemaduras le dañaron algunos tejidos.

3.- Ever Banega: Lo del jugador argentino del Valencia ha sido el caso más reciente. Olvidó ponerle el freno de mano a su auto mientras ponía gasolina y cuando el vehículo comenzó a moverse, la llanta le pasó por encima del pie cuando este quedó atrapado en un borde. Estuvo seis meses de baja por fractura de tibia y peroné.

4.- Carlos Tevez: El ‘Apache’ no pudo debutar oficialmente en julio del 2009 con la camiseta del Manchester City porque se sintió de un tobillo que ya venía un poco tocado. ¿Cómo? El DT de ese entonces, Mark Hughes, dijo que fue en un entrenamiento, pero la historia real cuenta que Tevez resbaló en la ducha del hotel y cayó. Inflamación y hospital.

5.- Santiago Cañizares: El ex guardameta de la selección española quedó fuera del Mundial Corea-Japón 2002 por un hecho insólito. En la primera concentración con la ‘Furia Roja’ rumbo al mundial, el ‘Dragón Cañizares’ salió de la ducha y quiso perfumarse. Para mala suerte el frasco cayó desde la repisa, como acto reflejo puso el pie y el pomo se rompió haciéndole un corte en el tendón del dedo gordo del pie derecho. ¡Auch y Out!

6.- Carles Busquets: El padre de Sergio Busquets era el arquero titular del Barcelona dirigido por Johan Cruyff. Un día llegó al entrenamiento con ambas manos vendadas. ¿Qué pasó? Una versión dice que se las quemó en un accidente de motocicleta, pero Busquets se defendió señalando que las quemaduras se las produjo una plancha. Cruyff, extrañado, afirmó que no se imaginaba a Busquets planchando.

7.- Robinho: La gira del 2011 por Dubái fue particularmente dolorosa para el ‘crack’ brasileño. En un amistoso del Milan ante el Al Ahli, Robinho no midió al recibir un balón y se estrelló con una pesada cámara de televisión. El jugador ‘rossonero’ sufrió cortes en la rodilla y tuvo que recibir algunos puntos de sutura.

8.- Leonid Slutski: El entrenador del CSKA de Moscú fue un buen guardameta que a los 19 años jugaba a nivel profesional en un club de su natal Volgogrado. Un día pasaba por la calle y su vecino le pidió que le bajara a su gato que se había subido a un árbol. Slutski trepó con agilidad, pero un mal movimiento lo hizo aterrizar bruscamente en el pavimento. El joven arquero se rompió la rodilla y no pudo jugar más. Por eso se convirtió en DT.

9.- Alessandro Nesta: El defensa del Milan es un maestro del ‘Play Station’, aunque esa ‘virtud’ le valió horas frente a la consola y también le costó una lesión en la muñeca que lo llevó hasta el quirófano. Tardó más de un mes para volver a las canchas.

10.- Paulo Diogo: El volante suizo perdió un dedo al celebrar un gol en un partido de liga entre el Schaffhouse y el Servette. El jugador dio el pase gol y su emoción lo hizo trepar el alambrado. Su anillo se atoró en el metal y al saltar al gramado se le desprendió el dedo. Y como en Europa son fieles al reglamento, el árbitro le mostró tarjeta amarilla por subirse a la valla protectora.

11.- David James: A este guardameta inglés se le conoce como ‘Calamity James’ (Calamidad James) y no solo por sus ‘bloopers’ en la Premier League. Una vez se lesionó la espalda al querer agarrar el control remoto del TV y en otra ocasión se dislocó el hombro al intentar pescar una carpa gigante. A pesar de todo, jugó el Mundial de Sudáfrica 2010 y se convirtió en el debutante mundialista más veterano con 39 años y 321 días. Hoy juega en el Bristol City FC de la Football League Championship.

12.- Nery Pumpido. El actual DT de Godoy Cruz tuvo un grave accidente a los 23 años cuando era arquero de River Plate y de la selección argentina. Pumpido perdió un dedo en pleno entrenamiento cuando el anillo de casado se le enganchó en el larguero del arco, el guardameta cayó desmayado por el dolor, pero luego lo recuperó gracias a una microcirugía.

13.- Rio Ferdinand. El recio zaguero del Manchester United cierra esta lista de dolor. Ferdinand quedó fuera del Mundial de Sudáfrica 2010 por una lesión de rodilla y deslizó sin reparos que alguien le había hecho un maleficio. ¡Y cómo no! En el 2001 cuando jugaba por el Leeds United, este fanático de los videojuegos pasó horas frente al televisor con el pie apoyado en una mesita. Al sonar el teléfono se paró bruscamente para contestarlo y se rompió un ligamento de la rodilla. Adiós Premier League por varias semanas.

¿Conoces algún otro caso que podría sumarse a esta fatídica lista?