Uruguay aplastó 8-0 a Tahití y será rival de Brasil en semifinales

Duelo de la Copa Confederaciones se jugará este miércoles. La figura fue Abel Hernández. El delantero del Palermo marcó cuatro goles

Uruguay aplastó 8-0 a Tahití y será rival de Brasil en semifinales

Abel Hernández se despachó con cuatro goles, Uruguay se empleó a media máquina con suplentes y aplastó 8-0 a Tahití para avanzar a las semifinales de la Copa Confederaciones.

Los celestes avanzaron en segundo lugar del Grupo B con seis puntos y se enfrentarán el miércoles a Brasil en las semifinales en Belo Horizonte. España fue líder, tras vencer 3-0 a Nigeria en Fortaleza, y choca el jueves con Italia en una reedición de la final de la última Eurocopa.

Uruguay se encargó de ganar por un marcador abultado para evitar cualquier sorpresa en caso que Nigeria superara a los campeones mundiales, lo que de todas formas no sucedió. Diego Pérez, Nicolás Lodeiro y Luis Suárez, que embocó dos en los 20 minutos que jugó, redondearon la paliza.

Hernández encaminó a los monarcas de América con el gol más rápido en la historia de la Confederaciones, al anotar de cabeza cuando el reloj marcaba 1:19.

Lodeiro asistió a Hernández para el segundo tanto a los 24, Pérez hizo el tercero a los 27, y Hernández el cuarto en los descuentos del primer tiempo.

LLUVIA DE GOLES
El portero de Tahití, Gabriel Meriel, le atajó un penal a Andrés Scotti a los 50, y el zaguero uruguayo fue expulsado poco después al ver la segunda amarilla del encuentro. Ambos equipos quedaron con uno menos cuando Teheivarii Ludivion recibió su segunda amonestación del encuentro poco después.

El complemento fue un mero trámite, aunque Tabárez mandó a Suárez a la cancha a los 69 como para mantenerlo afilado de cara a las semifinales.

Lodeiro marcó a los 61, Hernández completó su póker con un penal a los 67, y Suárez firmó su doblete a los 82 y 90.

Al sonar el silbatazo final, los jugadores de la banca de Tahití entraron a la cancha con banderas brasileñas y una pancarta que leía “Obrigado Brasil” (Gracias Brasil), para llevarse una cerrada ovación del público. Además, casi todos intercambiaron camisetas con los uruguayos.