‘Aliados’ de Manuel Burga le piden que se vaya de la FPF

Lánder Aleman, Freddy Ames y Francisco Lombardi fueron miembros de su directorio y explican por qué el mandamás debe dar un paso al costado

‘Aliados’ de Manuel Burga le piden que se vaya de la FPF

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ @DavidsCreator
Redacción online

Luego de sumar su tercer fracaso en Eliminatorias, Manuel Burga vive su momento más crítico en 11 años al frente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF). Sin embargo, parece que de él no se escuchará jamás la palabra “renuncio”.

En cambio, tres dirigentes como Lánder Aleman, Freddy Ames y Francisco Lombardi, quienes formaron parte de su directorio, sí dieron el paso al costado y hoy a través de elcomercio.pe comparten la misma idea de la mayoría de peruanos: que Manuel Burga deje de una vez la FPF.

Lánder Aleman
[ex tesorero de la FPF 2002-2006. Miembro de la Comisión Mundialista Sudáfrica 2010]
“No fuimos íntimos amigos porque yo no conocí su casa y él tampoco la mía. Siempre hubo un respeto de amistad laboral”

Manuel Burga debería dar un paso al costado por una sencilla razón: cuando a un dirigente no lo acompaña el éxito deportivo, prácticamente está fracasando. Con la selección y los clubes no ha conseguido resultados favorables. Ha pasado tanto tiempo y no se ve un cambio. Es más, estamos en retroceso. La desafiliación no será una solución para que Burga deje la FPF.

Hubiera sido fácil para mí quedarme en la federación, pero mi imagen se deterioraba porque la FPF se desprestigió tanto que no daba un estatus, no proyectaba una buena imagen, no era bien vista como hasta ahora.

Freddy Ames
[ex director de la FPF entre 2002 y 2006]
“Me alejé de la FPF por discrepancias, pero con Manuel Burga mantengo una relación cordial”

En los 20 años que Manuel Burga tiene como dirigente, once como presidente y nueve como vicepresidente, ha tenido una gestión pésima. Los resultados a nivel de selección y clubes nos colocan en el último escalafón sudamericano. Eso es suficiente para buscar un reemplazo. Por eso debería alejarse, renunciar al cargo de presidente y adelantar las elecciones. El 2014 no puede volver a postular porque la Ley lo impide. Que quiera seguir es un abuso.

Cuando insinúa una desafiliación está tratando de sorprender. La FIFA no interviene cuando hay de por medio una acción penal porque es un tema personal.

Francisco Lombardi
[vicepresidente de la FPF entre 2002-2005]
“Yo no hubiera llegado a esta situación. ¿Por qué cree que renuncié? Porque me di cuenta que no se podían hacer los cambios prometidos”

Su textual es de una entrevista de Deporte Total de 2007. Nunca ha negado su gran amistad con el dirigente más resistido de nuestro balompié. Es más, aquella vez garantizó que “Manuel Burga es honesto”, pero dijo que “sería lo mejor” que deje la FPF. “No entiendo, conociéndolo, cuál es su terquedad y obsesión de continuar en un entorno tan adverso. No se puede intentar ser presidente de la FPF sin tener una federación representativa”.

Hace seis años reconoció que Burga “ha llevado las cosas a un punto muy imprevisible” y auguró que “puede generar una depresión muy importante para el fútbol peruano”. No le faltó razón, cada vez es más frustrante ver que nuestro fútbol se cae a pedazos.

TRES MÁS Y NOS VAMOS
Mención aparte merecen tres integrantes de la gestión de Manuel Burga que también formaron parte de la tragicómica Comisión Mundialista Sudáfrica 2010: Juvenal Silva, José Mallqui y Julio Velásquez Giacarini.

Fue imposible ubicar a los ex congresistas. Ninguno respondió nuestras insistentes llamadas. En cambio, el ex titular de la ADFP —el general— se excusó de concedernos una entrevista y solo accedió a un cuestionario vía e-mail. Hasta la publicación de esta nota no nos respondió.

Los tres ex dirigentes les deben sus cinco minutos de fama a Manuel Burga. Ni qué decir de las gollerías que tuvieron gracias a sus cargos en la FPF, que solo significaron desgracias para la selección peruana. Hoy, sus voces en el fútbol peruano se han apagado como sus teléfonos.