Alianza Lima puede dar la vuelta en Matute después de cinco años

A los íntimos les basta el empate para ser campeones, mientras que Aurich tiene que ganar para forzar un tercer partido

Alianza Lima puede dar la vuelta en Matute después de cinco años

Se cuentan las horas, los jugadores están mentalizados y hasta los hinchas concentran. Hoy a las 4 de la tarde es el segundo partido del ’play off’ y la fiesta ya se prepara en Matute, aunque desde Chiclayo un ‘Ciclón’ amenaza con silenciar La Victoria. El triunfo blanquiazul en Chiclayo (1-2) le da condición de favorito, aunque en esta clase de partidos nada está dicho.

A Alianza le sirve tan solo el empate para ser campeón, aunque con su hinchada en las graderías saldrá por el triunfo para cerrar el año por todo lo alto y con la copa en sus manos. Los íntimos esperan que su recinto vuelva a ser el bastión de los últimos años. Este año de local solo perdió una vez, ante Sport Huancayo en noviembre último, derrota que acabó con un invicto de local de más de un año en el torneo local (no perdía desde marzo del 2010).

De campeonar, será el título número 23 de los íntimos (dos de ellos obtenidos bajo el nombre Sport Alianza en 1918 y 1919). Además levantará la copa por quinta vez en este nuevo siglo. El reto para Miguel Ángel Arrué, que ha dirigido en tres oportunidades en La Victoria (1993, 2007 y 2011), es conseguir su primer título.

El Aurich http://elcomercio.pe/tag/172295/juan-aurich viene desde atrás, obligado a ganar para forzar un tercer partido. Parece difícil la tarea para los norteños, ya que en el año solo han podido ganar 3 veces de visita (al Boys, CNI y Cristal) y en su última visita a Matute cayeron 1-0, con gol de penal de Ovelar, que picó el balón.

Los norteños además jugarán su segunda final del torneo nacional. En enero del 1969 disputaron la definición del campeonato del año anterior ante Sporting Cristal, que celebró el título gracias a dos goles del ‘Jet’ Gallardo (2-1 fue el marcador final). Esta es la revancha chiclayana y también de todos los clubes provincianos, ya que desde 1981 –año en que Melgar campeonó- un equipo de fuera del departamento de Lima no se alza con el campeonato.

Los ‘rojos’ confían en la experiencia de sus integrantes. Luis Guadalupe dio la vuelta olímpica en 1999 en Matute, Luis Tejada es el goleador del torneo y quiere seguir celebrando, mientras que su técnico Diego Umaña llegó de Colombia con un título con el Junior en el 2010, el tercero en su carrera como estratega.

Ni los números ni la historia juegan, pero sí motivan. Alianza y Aurich se verán la cara en unas horas y ahí escribirán nuevas líneas en la historia del fútbol peruano.