Alianza Lima y tres momentos que marcaron la victoria en el clásico

Aquí les contamos quién motivó a los familiares de los futbolistas a jugar un papel vital en la previa del partido

Alianza Lima y tres momentos que marcaron la victoria en el clásico

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ @DavidsCreator
Redacción online

La crisis de Alianza Lima y la sensación de abandono dirigencial, que hasta ahora no tiene visos de recuperación, había afectado tanto a los jugadores victorianos que el estrés por las deudas se había vuelto casi insoportable.

En medio de ese dolor que solo invita a la reflexión, Henry Quinteros recordó un gesto motivado por el técnico Paulo Autuori cuando estuvo en la selección peruana: acercar a las familias al equipo para levantar a los jugadores y motivarlos mucho más para lograr un triunfo en el clásico.

“El ‘Pato’ ya me había venido comentando la idea. El profe Pepe Soto también. Por eso coordiné con las esposas de Henry Quinteros y Manuel Corrales para darle la sorpresa a los jugadores”, reveló a elcomercio.pe Renzo Gayoso, jefe de equipo de Alianza Lima.

Así se dio el sábado aquella visita de la familia íntima a los entrenamientos. “Ese día los jugadores se dieron cuenta lo que es llevar los problemas del club a sus casas. Ya sabemos todos cómo es cuando no hay dinero. Por eso lo importante de rescatar el sentimiento que solo pueden transmitir los seres queridos”, explicó Gayoso.

Pero si lo del sábado fue una grata sorpresa para el plantel, lo que encontraron el domingo en el vestuario del Estadio Nacional fue realmente emotivo. Los jugadores ingresaron al camarín y encontraron cada uno de sus casilleros decorados con fotos, globos y mensajes de puño y letra de sus hijos, esposas y padres. “No se imaginan la emoción que se vivió. Se hace un nudo en la garganta de solo recordar ese momento. Fue inevitable llorar”, agregó Renzo, quien resiste junto al equipo el duro momento que se vive.

Finalmente, la idea de la nueva camiseta nació de Pepe Soto, quien mantuvo el secreto con Gayoso hasta el día del partido. La prenda blanca con una cruz azul en el pecho fue la tercera historia que cerró los dos días más emotivos que vivió el equipo en los últimos meses. Digno de resaltar.