CRÓNICA: Alianza venció a la ‘U’ en un clásico de dos equipos en crisis

El Estadio Nacional estuvo lleno para ver a los dos coleros del campeonato regalar un partido intenso con mucha entrega y poco buen fútbol

CRÓNICA: Alianza venció a la ‘U’ en un clásico de dos equipos en crisis

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ @DavidsCreator
Redacción online

No pelean arriba, ambos equipos sufren en los últimos lugares. No tienen dinero, ambos atraviesan la crisis más dura de su historia. Solo hay que ver la forma en la que Pepe Soto y sus jugadores estallaron de júbilo al final del partido para entender lo que se jugaba en este encuentro: las ganas de seguir vivo.

La victoria en un clásico es como una descarga eléctrica para que el corazón siga bombeando en una Copa Movistar que tiene para rato. Alianza Lima ganó 1-0 con golazo de José Carlos Fernández y el triunfo sirvió como un enroque para dejar el último lugar y hundir más al rival crema.

Ayer, padres, esposas e hijos de los jugadores íntimos llegaron a Matute para brindarles un apoyo moral muy valioso a los futbolistas. Hoy, los blanquiazules entraron al camarín del Estadio Nacional y lo encontraron decorado con fotografías y mensajes que conmovieron hasta las lágrimas a los jugadores.

Luego llegó el buen primer tiempo de los íntimos, dueños de la pelota y de un mejor juego de la mano del chileno Fernando Meneses. El esfuerzo tuvo como premio aquel fierrazo de ‘Zlatan’ Fernández (32’), quien se jugó la pierna para fusilar el arco de Llontop y decretar el 1-0.

El esfuerzo pasó factura en los victorianos y el coraje de un Universitario herido se impuso en la segunda parte, mucho más tras la expulsión del zaguero Carlos Ascues. Sin embargo, a pesar que los de la ‘U’ dejaron la vida, reventaron el parante del arco de Libman con un remate y el árbitro Rivera no le cobró un claro penal a Ximénez, Alianza Lima resistió todos los misiles que cayeron en su área con más empuje que con buen fútbol.

Los íntimos se llevaron tres puntos que suman mucho más en el corazón que en aquella tabla que los ubica en el penúltimo lugar. Pero nadie se atreverá a decir que ambos equipos ya dejaron de sufrir.