CRÓNICA: Garcilaso dio el primer paso hacia el título ante una ‘U’ que dio pelea

Los cremas caían 2-0, empataron, pero los cusqueños consiguieron sobre el final un valioso triunfo por 3-2 en la ida del ‘play off’

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ @DavidsCreator
Redacción online

Universitario estuvo a cinco minutos de llevarse un luchado y valioso empate de Espinar, pero a los 87’ Real Garcilaso anotó un gol vital para el triunfo (3-2) que le podría merecer su primer título en el fútbol peruano.

Real Garcilaso salió a la cancha de Espinar como un vendaval, dispuesto a arrasar a su rival: a los dos minutos de iniciado el juego avisó con Mauricio Montes y al minuto siguiente, el flaco César Ortiz abrió el marcador luego de un centro del ‘Pitu’ Ramos. Así llegó el 1-0 del local.

Superado el minuto 10, la ‘U’ recién pudo intentar un remate hacia el arco a través de Saco-Vertiz, pero esa fue la única amenaza crema de la primera parte. Garcilaso explotó e hizo daño por el lado de Diego Chávez con centros pasados que siempre terminaron en el pie de un local. Lo poco que generó la ‘U’ en campo contrario no supo cómo concluirlo.

Atrás, la zaga de Universitario se mostró insegura, nerviosa, y prueba de ello es que los balones aéreos casi siempre fueron ganados por los atacantes celestes. Producto de un grueso error del defensa Diego Chávez —el balón le rebotó en la rodilla— llegó el misil del paraguayo Ferreira que decretó el 2-0 a los 45’.

En la segunda parte la ‘U’ fue otro equipo gracias a los cambios de Ángel Comizzo. El equipo se mostró más ordenado y agresivo con los ingresos de Romero y Guastavino. Precisamente, fue el uruguayo quien generó el penal del descuento luego de una buena triangulación con Torres y Gonzales. Esta vez Ruidíaz no la picó al patear el penal y eligió pegarle fuerte y arriba.

El ‘Chapu’ Fernández justificó con creces su ingreso por Saco-Vértiz: generó un desborde letal por izquierda y, previo centro de su compatriota Guastavino, finalizó con gol la misma jugada. El banco crema y la tribuna visitante explotaron con el 2-2 y todo hacía pensar que así se iba a cerrar el partido.

Cuando moría el partido, el ‘Chapu’ Ramúa inquietó como de costumbre, realizó su clásico enganche hacia dentro y —sin que nadie lo marque— remató a placer para vencer el arco de Carvallo. El 3-2 se quedó en casa y este triunfo ya se saborea en Cusco como un buen presagio para un equipo que en dos años en primera división ya disputó dos finales.

La vuelta se jugará el próximo domingo 15 en el Monumental de Ate (3.30 p.m.) y si los cremas logran una victoria, el tercer partido decisivo será el miércoles 18 en el estadio de Huancayo (1:00 p.m.).