Cuatro futbolistas que regresaron al país para ponerse la blanquirroja

A propósito de la posible convocatoria de Alfredo Morales, unos ejemplos para entender que la chompa de la selección debe ser siempre la prioridad

Cuatro futbolistas que regresaron al país para ponerse la blanquirroja

No fue la elección de la blanquirroja versión Argentina 78 como la mejor camiseta de la historia de los mundiales –gran favor del portal de la famosísima cadena televisiva ESPN– la que generó ese amor a primera vista con la selección.

Fue el corazón el que aceptó el llamado de la patria, el que tentó la gloria sin esperar llenar las maletas con millones de dólares. Ese fue el caso de cuatro seleccionados que optaron por agregarle a su carrera esa inolvidable experiencia de cargar con la ilusión de todo un país.

Ahora que está de moda el alemán Alfredo Morales y el intento de seducción de parte de Sergio Markarián para sumarlo a la causa, las historias de Ronald Baroni, Paolo Guerrero, Roberto Merino y Cristian Benavente tienen un condimento especial: tuvieron formación extranjera, pero el alma no cambió de colores.

La suerte de los cuatro también fue dispar, hubo de todo en sus experiencias con la blanquirroja, cada uno con sus propios ingredientes, pero lo que no cambió en ningún caso fue el objetivo de defender a la selección a toda costa.

Ese es el camino que en la Videna esperan que siga el volante del Hertha Berlín, quien al menos, a través de su padre en exclusiva con El Comercio, ha confesado que amor por el Perú le sobra. Solo falta que su palabra se cumpla en la cancha y ojalá que su final sea distinto: la clasificación a una Copa del Mundo.

RONALD BARONI 1993
Limeño de nacimiento pero de padres argentinos, el ‘Matador’ vivió toda su infancia y juventud en el país del tango. Luego de jugar por Quilmes y Rosario, cruzó la cordillera para ponerse la chompa del Concepción y O’Higgins. Así, su nombre llegó a oídos de Jorge Nicolini, aquel presidente de la ‘U’ que lo ‘repatrió’ en el 92. Una temporada después, con su inconfundible dejo argentino, debutó de la mano de Popovic con la selección el 23 de enero de 1993 en un amistoso ante Venezuela. Su actuación más recordada fue ante Chile, en un duelo de preparación en el Nacional donde fue figura junto a Maestri. Cada uno aportó tres tantos en la máxima goleada peruana ante los chilenos.

PAOLO GUERRERO 2004
Goleador en todas las categorías menores de Alianza, Paolo jamás debutó profesionalmente con los blanquiazules (apenas jugó unos minutos en un amistoso ante Peñarol con Navarro en el banco). Su sorpresiva partida al Bayern y el previo reclamo de los íntimos le impidieron jugar el Sudamericano Sub 20 en Uruguay. Por eso sus primeros pasos fueron en el equipo amateur bávaro, donde se cansó de anotar goles gracias a las enseñanzas del mítico Gerd Müller. Sin siquiera haberse estrenado como profesional, debutó con la selección. Fue en el 2004 bajo el mando de Autuori. Hoy ya es el máximo goleador de la selección de Markarián. Es el típico jugador de selección.

ROBERTO MERINO 2009
Nacido en Chiclayo hace 29 años, ‘Meridona’ ha paseado su fútbol por España, Suiza, Grecia, Italia y Kuwait antes de recalar en el fútbol peruano. El pequeño y habilidoso volante fue el crack en las selecciones menores de España.

Luego tuvo un intento fallido de jugar el Sub 20 de Ecuador con Uribe como DT –Merino se negó a venir para pasar una prueba–, su sueño de vestirse la blanquirroja se hizo realidad el 7 de junio del 2009 en la derrota 1-2 de Perú ante Ecuador con Chemo como DT. ‘Meridona’ regresó al país para jugar por el Unión Comercio y recibió el llamado de Markarián, para un microciclo.

CRISTIAN BENAVENTE 2011
De padre español y madre peruana, Cristian aceptó la invitación de la Sub 17 de Oré para jugar el Sudamericano de este año en Ecuador. El habilidoso volante, hijo de la ex seleccionada de vóley Magali Bristol Elías, llegó siendo capitán de su categoría en el Real Madrid, pero tuvo muy pocos minutos en el combinado patrio. Ante Argentina jugó los últimos 15 minutos, ante Ecuador estuvo 29’ y contra Bolivia se quedó en el banco. Su efímera actuación con la blanquirroja será una anécdota que no borrará el sueño cumplido de jugar por la selección. Quizá en el futuro tenga su revancha en otra categoría mayor, aunque la opción de jugar por España siempre estará presente.