El día en que Ramón Mifflin anuló a Pelé en México 70

En el mejor mundial de O’Rei, Perú cayó 4-2 ante Brasil, pero el ‘Cabezón’ fue el único que festejó la derrota

UNO
14 junio de 1970. Estadio Jalisco de Guadalajara. Brasil derrotó a Perú 4-2 y nos sacó del Mundial de México. Tostao, dos veces, Jairzinho y Rivelino anotaron para los brasileños, Gallardo y Cubillas para la selección.

Minutos finales, Didí, el técnico de Perú, mandó a atacar con todo para acortar diferencias y forzar, luego, una última oportunidad de empate. Sin embargo, Ramón Mifflin, uno de nuestros mejores futbolistas, olvidó las indicaciones, dejó de elaborar el juego como acostumbraba y comenzó a hacerle marca personal a Pelé, siguiéndolo por toda la cancha a pesar de que nunca le gustó trabajar en recuperar balón. Mientras sus compañeros buscaban el gol, el ‘Cabezón’ no se despegaba del ‘Rey’, prácticamente lo tenía tomado.

Cuando llegó el pitazo final del árbitro Loraux de Bélgica, Mifflin ya tenía en las manos su camiseta y se la ofreció a Pelé casi obligándolo a intercambiarla. El famoso ‘10’ sonrió, se retiró la verdeamarilla y se la dio a Ramón. “Con el partido perdido, por lo menos algo tenía que ganar”, explicó el ‘Cabezón’. Tiempo después Mifflin y Pelé jugaron juntos en Santos de Brasil y Cosmos de Nueva York. Hasta ahora son amigos. Y Ramón guarda la preciada camiseta.

DOS
Clausura 2002. Entrenamiento de Estudiantes de Medicina. Se presentó un futbolista argentino: Francisco Doldán Smaniotto. Llegó recomendado por el representante peruano ‘Cóppola’. El técnico Cabanillas lo alineó, hizo fútbol, no convenció y lo mandó de regreso. ‘Cóppola’ insistió y llamó a un directivo. “El chico vino con toda la familia. Su papá está dispuesto a todo para conseguirle equipo. Me comentó que no hay ropa de entrenamiento, él puede colaborar”.

El dirigente hizo una lista de requerimientos y al día siguiente el papá del futbolista se presentó con su hijo y cinco bolsones de indumentaria deportiva.

Al entrenador solo le quedó recibirlo. “Tenemos 15 jugadores, llévalo al banco y listo”, le sugirieron.

Cabanillas lo puso en la lista del domingo como suplente. Antes del partido, el comisario solicitó la relación y los carnet de cancha. Doldán estaba en la nómina, pero no tenía documento.

—¿Dónde está el carnet?, pedí que lo inscribieran, preguntó el directivo.
—No se puede, tenemos el cupo de extranjeros copado, respondió el delegado.
—Qué hacemos, su papá ha comprado todos los uniformes.
—Y a mí me prestó plata, remató el delegado, un impresentable dirigente de la zona.

En Ica, siempre encontraron la forma de sacar la vuelta a los comisarios y lo ‘inscribieron’ en la lista de 18. Aunque se quedó sin jugar un minuto. Ni cuando Estudiantes goleó 9-1 a Coopsol, y a pesar de su insistencia con el DT, Doldán pudo ingresar.

TRES
Clausura 99. Boys recibe a Cristal en el Miguel Grau.

La transmisión en vivo es de Panamericana, que tiene varios partidos esa fecha. En la semana, Luis Trisano, director deportivo del 5, armó el plan de transmisiones y, ante la cantidad de encuentros, terminó faltando un relator. Luego de repasar los nombres, se decidió por Leo Rojas, experimentado narrador radial y quien cumplió las veces que fue convocado. “Hay que llamar a Leo Rojas, decirle que vaya al Callao temprano y con terno”, ordenó el buen Lucho.

El domingo Trisano llegó al partido. A su ingreso al estadio se cruzó con Leo Rojas, ex futbolista de Boys, ‘U’ y Cristal, retirado en 1993. El periodista saludó afectuosamente.

—Leo, cómo estás, qué gusto verte. Y esa elegancia, maestro.
—El gusto es mío, Lucho, gracias por esta oportunidad que me das en Panamericana.

Trisano se dio cuenta de la confusión de uno de sus productores y solo le quedó seguir adelante. Cristal ganó 1-0, Trisano relató y Leo Rojas hizo los comentarios. Fue debut y despedida para el ex futbolista.