Diez figuritas seleccionables: la Libertadores nos dejó varios nombres para tener en cuenta

Ninguno de ellos aparecía como opción en la convocatoria de una posible selección peruana, pero demostraron lo contrario. Aquí la lista

“Toño” Gonzales (Universitario)
Su estatura juega en su contra, pero hablamos de un símil del mejor Jayo: corta, pega y distribuye, casi un “pacman” de 1,65. Se complementó con Rainer Torres y dejó claro que puede ser útil en determinados partidos de un partido caliente.

Roberto Guizasola (Aurich)
En la sintética de Chiclayo tuvo momentos en los que no parecía peruano, sino un lateral brasileño. Su dupla con Manco fue una de las razones de la fortaleza de Aurich como local. Una variante por derecha donde no escasean candidatos.

Wilmer Aguirre (Alianza)
Si había dudas sobre su velocidad internacional y su capacidad de desequilibrio, ya no queda ninguna. El “Zorrito” puede hacer destrozos en defensas tan rudas como las del campeón de América (y casi ganador del título argentino en la presente temporada) Estudiantes de La Plata. Un extremo claramente seleccionable.

Joel Sánchez (Alianza)
Aunque pequeño (no llega al metro 70), es un volante de buen manejo. Juega al margen del escenario y el rival. La rompe casi siempre. Sentó a Johnnier Montaño por una razón: podrá tener una pizca menos de talento, pero lo supera nítidamente en dinámica.

Raúl Ruidíaz (Universitario)
Todavía es un jugador de segundos tiempos, pero ya posee credenciales prometedoras: habilidad, técnica y permanente peligro de gol. Cada pelota que toca mejora la jugada de ataque.

Luis Llontop (Universitario)
Su serie contra Sao Paulo fue casi perfecta. No solo mostró serenidad sino dejó clarito que es un buen heredero de Ibáñez en el arte del achique. Si bien las opciones de Butrón y Fernández parecen tener más experiencia, Llontop asoma como una variante de chapa internacional.

Reimond Manco (Aurich)
Era una promesa no cumplida, un “jotita” que no había crecido, casi un globo inflado por la prensa. Sin embargo, su Libertadores probó dos cosas: que es extremo por derecha y que tiene ambición para volver a Europa.

José C. Fernández (Alianza)
Antes de la Copa Libertadores, era un delantero con fama de “mojar” solo en altura. Hoy es un 9 que ha crecido en confianza y tiene el gol como parte de sus características. Un atacante tipo poste, complemento de punta por las bandas.

Renzo Revoredo (Universitario)
No es demasiado popular, pero es un jugador obediente a los mandatos del técnico, muy serio para ser lateral o central. Nunca baja de 6 puntos, ya sea en Ate o en Morumbí. Su actuación en los partidos contra Sao Paulo fue un ejemplo de pura concentración.

Jean Tragodara (Alianza)
Un relojito por la banda, jugador sin fama, pero muy aplicado en sus funciones por derecha. Además de dinámica y coraje, ya empezó a explotar una de sus virtudes: sabe llegar por segundo para definir.