Ex jefe del IPD rechazó ser cómplice de Burga en presunto delito de fraude

“No entiendo por qué estoy involucrado”, dijo Arturo Woodman, quien recordó que no se logró el retiro de Burga de la FPF “por el temor de que se desafiliara al Perú de la FIFA”

Arturo Woodman, ex jefe del IPD desde el 2006 al 2011, marcó distancia del proceso judicial contra el presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), Manuel Burga, en el que también fue implicado.

“No entiendo por qué estoy involucrado en el tema”, dijo Woodman sobre el delito contra la fe pública, falsedad ideológica en agravio de la FPF, por el que se abrió juicio.

El ex titular del Instituto Peruano de Deporte recordó que en la última elección de Burga, fue su gestión la que mostró una oposición “por principio de que estando el dirigente castigado en el 2006 no podía presentarse a ser electo en una federación”.

Sin embargo, Manuel Burga permanece en el cargo hasta el día de hoy, tras once años de gestión. Woodman señaló que no se logró separar al dirigente “por el temor de que se desafiliara al Perú de la FIFA.

Además, en comunicación con Canal N, Woodman recalcó que la responsabilidad por la elección de Manuel Burga está en los miembros de la federación.

(Los delegados en las provincias) han venido votando abiertamente por la elección del doctor Burga y son ellos los responsables, no somos nosotros ni nadie”, dijo.