Los jugadores que cambiaron de club porque no les pagaron

Muchos futbolistas decidieron desvincularse de sus respectivos clubes debido a deudas y a las promesas incumplidas de los dirigentes

Los jugadores que cambiaron de club porque no les pagaron

HORACIO ZIMMERMANN @Horacon
Redacción Online

Este año muchos futbolistas peruanos se desvincularon de sus respectivos clubes cansados de no cobrar un centavo y de las promesas de los respectivos dirigentes. La mayoría de ellos optó por declararse en condición de jugador libre, a través de la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol, e inmediatamente fichar por otro club, con su carta pase en mano. Cabe destacar que todos los jugadores mencionados cobrarán sus respectivos sueldos a través de la Agremiación de Futbolistas.

Leandro Fleitas. El argentino tenía contrato con Alianza Lima por todo el 2012. En noviembre del año pasado este exigió el pago de su sueldo atrasado. Inclusive, se reveló y no viajó con el plantel a Huánuco para enfrentar a León. De esta actitud se apoyó la dirigencia “grone” para declararla como una inconducta y acelerar su salida del club. Ya de vacaciones en Argentina, luego de la finalización del torneo Descentralizado 2011, el defensor aseguró que regresaría al club íntimo para hacer respetar su contrato. Una vez en Lima, el 6 de enero, se le negó la entrada al estadio de Matute, le comunicaron que no figuraba en la planilla y que no le habían asignado ropa de entrenamiento. Inmediatamente el argentino acudió a la comisaría de La Victoria para presentar la denuncia y pedir a un policía que lo acompañe para constatar el hecho. Al final, la directiva le rescindió contrato y el jugador fichó por Juan Aurich de Chiclayo.

Óscar Vílchez. El mediocampista sorprendió a todos cuando en plena pretemporada del equipo blanquiazul en Santiago de Chile, abandonó la concentración y retornó a Lima, supuestamente para arreglar su incorporación a un club mexicano. La verdad era que “Neka”, como se le conoce, decidió regresar porque estaba cansado de escuchar las promesas de pago del presidente íntimo Guillermo Alarcón. De esta forma, Vílchez, al no cobrar su sueldo, optó por apelar a la CJ-FPF, que declaró al jugador en libertad y luego fichar por Sporting Cristal. Al final de la novela, el menor de los hermanos Vílchez afirmó que se iba únicamente por dinero.

Luis Trujillo. Pese a sus cortos 21 años, el popular “Talara” se cansó de “sufrir” tal como lo expresó por no cobrar su sueldo de manera puntual y decidió desvincularse de Alianza Lima. Luego de ser dejado de lado en la lista de buena fe para jugar la Copa Libertadores con el club íntimo, el jugador presentó su caso a la CJ-FPF y esta lo declaró jugador libre debido a los tres meses de sueldo que el equipo de La Victoria le adeudaba. Con su pase en mano, Trujillo fichó por el campeón peruano Juan Aurich hasta fin de año.

Carlos Galván. El caso del “Negro” es distinto al de los anteriores. Luego de cinco años en Universitario, equipo del que fue capitán desde el 2009, Galván dio su palabra a José Guillermo Del Solar, técnico de la “U”, de que continuaría en el club en 2012. Antes de la finalización del Descentralizado 2011, el argentino llamó al presidente crema, Julio Pacheco, para solucionar el tema de las deudas y de su vínculo, pero este nunca le contestó, según contó el propio jugador. Al no obtener respuesta para ampliar su contrato ya que vencía en diciembre de 2011, Galván optó por fichar por la Universidad César Vallejo y llevar su caso a la Agremiación de Futbolistas para cobrar los ocho meses de deuda que la entidad merengue le adeuda.

Raúl Ruidíaz. Tras no aguantar que le deban ocho meses de su sueldo, el delantero inició los trámites para desvincularse de Universitario a través de la Comisión de Justicia de la FPF. Esta falló a favor del futbolista y quedó en libertad, con su carta pase en mano. Y es que “La Pulga” consideró que los dirigentes cremas perdieron credibilidad. Inclusive llegó a decir: “Los dirigentes ya perdieron credibilidad hace mucho tiempo. Por ahí escuché que mañana pagan, ¿quien les va a creer?”. Por este motivo decidió alejarse de la “U” pese a ser hincha y amar al club. No obstante, fue la mejor decisión que pudo tomar. En enero de este año fichó por el campeón de la Copa Sudamericana, la Universidad de Chile, por un pedido exclusivo de Jorge Sampaoli. Ruidíaz tiene contrato con el equipo chileno hasta junio de este año con la posibilidad de extender su vínculo.