Gianfranco Labarthe falló pero tuvo su revancha en 12 minutos

El goleador crema se conforma con su rol de suplente, ayer tuvo dos ocasiones claras y una de ellas selló la victoria sobre Lanús

(Foto: Enrique Cúneo)

“Ha sido un buen partido, en general, y se lo dedico a toda mi familia que me apoya tanto”, señaló el delantero de Universitario quien por decisión de Reynoso ingresó a los 58’ por ‘Toñito’ Gonzales para liquidar el partido de Copa Libertadores.

Fue curioso ver a Labarthe fallar un gol cantado ya que entre las muchas virtudes que tiene Gianfranco, una de las principales es su efectividad. A los 76 minutos ‘Cachito’ Ramírez sacó un pase largo, el delantero crema corrió unos 25 metros —enganchó a un defensor— y definió alto cuando todo el estadio se preparaba para gritar el 2-0, luego de la apertura de Piero Alva.

Diez minutos más tarde, Labarthe se elevó en el área y metió un frentazo fulminante para que el arquero de Lanús, Agustín Marchesín, se lleve todo el mérito por su espectacular intervención. El ‘Chino’ se volvió loco porque parecía que el arco se le había cerrado.

Pero a los 88’ llegaría el premio a su perseverancia. ‘Fito’ Espinoza desbordó por derecha y su centro, entre el punto de penal y el área chica de los argentinos, encontró el frentazo de Gianfranco Labarthe que no pudo contener del todo Marchesín y que significó el 2-0 de Universitario ante Lanús.

“¡Golazo, ‘Chino’!”, le dice un hincha a Labarthe que lo felicita al final del encuentro. “La gente siempre nos da lo mejor. Gracias a eso se logró un buen resultado y ya hay que pensar en el próximo partido”, responde el ‘Chino’ antes de retirarse del campo para volver a afinar la puntería para los siguientes dos choques: ante Juan Aurich el domingo y Libertad de Paraguay el próximo jueves (9:20 p.m.).