Marcelo Trobbiani y sus escándalos en el fútbol peruano

Con el exabrupto de ayer, el DT de Cienciano agregó a su lista un tercer episodio agresivo en nuestro balompié

Marcelo Trobbiani y sus escándalos en el fútbol peruano

Llegó al Perú en 1996 como asistente de Eduardo Luján Manera, por ese entonces técnico de Universitario, pero fue desde el año 2000 que a Marcelo Trobbiani lo persiguen los conflictos. En el nuevo milenio, su incorporación a la ‘U’ fue por demás tormentosa.

Trobbiani se convirtió en julio del 2000 en el nuevo asistente de Roberto Chale, técnico de Universitario, pero su presencia forzó la salida de Luis ‘Cachete’ Reyna, brazo derecho del DT, que se resistió desde el inicio a su llegada.

En Colombia, durante un partido por la Merconorte, Trobbiani se ganó la roja junto a Chale porque secundó al ex ‘Niño terrible’ en una agresión al polémico árbitro ecuatoriano Byron Moreno. Pero las expulsiones de la dupla técnica continuaron en el torneo local. “Me podrán castigar 100 o 200 años, pero si es por defender a mi club, no le temo nada”, dijo Chale por aquel entonces, y Trobbiani tomó nota.

PRIMER ROUND
Luego de la obtención del tricampeonato, y con un Trobbiani muy recordado por su impaciencia por ponerse el buzo crema, el DT argentino logró recién en el 2004 su gran objetivo de convertirse en técnico de la ‘U’ al reemplazar al ‘Cacho’ Malbernat.

Ante Cienciano, en Urcos, en un partido recordado por las reiteradas agresiones entre jugadores, Trobbiani fue expulsado por insultar a sus rivales. Su equipo, capitaneado por el ‘Puma’ Carranza, terminó con cinco jugadores expulsados. Aquella vez, Trobbiani solo fue castigado con tres fechas por la comisión de justicia (CJ).

SEGUNDO ROUND
Luego de unos años lejos del Perú y en esas vueltas que da la vida, Trobbiani volvió a nuestro país —y a los escándalos— en el 2009 con el buzo de Cienciano. En su debut con el equipo cusqueño ante Aurich, entró a la cancha para hacer ‘justicia’ por una falta no cobrada a uno de sus jugadores. El DT insultó al árbitro principal Héctor Pacheco, empujó al juez de línea y quiso ‘pechar’ al comisario. La gracia le costó tres meses de sanción, sin rebaja de castigo.

TERCER ROUND
Ayer Trobbiani volvió a hacer de las suyas en el Descentralizado. Si para la comisión de justicia cuentan los antecedentes, el amago de meterle un ‘gancho’ a su colega y compatriota, Guillermo Rivarola, podría representarle una sanción de proporciones más allá de que al final del partido haya querido suavizar el hecho con algunas sonrisas. Vayan preparando un asiento cómodo en la tribuna.